Abre en Vilagarcía una tienda que vende devoluciones de Amazon como «paquetes sorpresa»

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

MONICA IRAGO

Remate Total, que abrió sus puertas el sábado, está causando furor en la calle Rodrigo de Mendoza, donde hasta se forman colas para entrar al local

10 dic 2023 . Actualizado a las 19:29 h.

«Paquetes sorpresa». Así se refiere Miguel Ángel Diz, el encargado de la tienda, el producto que Remate Total pone desde el pasado sábado a disposición de su clientela. El establecimiento, ubicado en la calle Rodrigo de Mendoza, en Vilagarcía, ofrece un curioso servicio: compra en Alemania palés con paquetes procedentes de devoluciones de Amazon y los vende en la capital arousana, a precios fijos de cinco y diez euros. Claro que la persona que se lo lleva desconoce, en el momento de hacer su pago, qué hay en el interior del sobre o de la caja. De ahí lo de «paquetes sorpresa».

Puede parecer extraño. ¿Hay gente que sale a comprar un paquete sin saber qué es lo que hay en su interior? Pues sí. Se sorprenderían de cuánta. Este jueves, por la mañana, los contenedores llenos de embalajes sorpresa estaban llenos a rebosar. A primera hora de la tarde, eran ya muy pocos los que quedaban a disposición de quienes acudían a tentar la suerte. Y es que la tienda ha suscitado un enorme interés, y no solo en Vilagarcía: han comprado «paquetes sorpresa» personas llegadas de todos los municipios de la comarca, e incluso desde localidades más alejadas, como A Estrada. Y ha habido momentos en los que en el interior del local «ha llegado a haber filas para coger paquetes», y un tumulto que no pasó desapercibido al vecindario a las puertas del establecimiento.

Y es que, como todo aquello en lo que el azar tiene su papel, la propuesta de Remate Total está revestida de cierto magnetismo. Se alimenta este de la suerte que ha acompañado ya a algunas de las personas que, tras pagar la cantidad fijada, han sabido escoger bien los paquetes que se iban a llevar. Ha habido quien se ha encontrado en el interior de una caja tasada en 10 euros un dron con dos cámaras valorado en bastante más dinero. «Teléfonos móviles, tabletas, aspiradores, bovinas de luces led...», cuenta Miguel, haciendo memoria de todas las cosas que le ha ido comentando su recién estrenada clientela. «También es verdad que hay mucho textil. Mucha ropa, mantas, cojines...», detalla. Y esos paquetes mullidos al tacto tienen también su público: la gente se los compra para, acto seguido, venderlos a través de plataformas de segunda mano.

Miguel Ángel Diz reconoce que el negocio del que lleva las riendas ha sido bautizado con un rotundo éxito. «Mucha gente nos dice que hacen falta negocios como este», explica. Es cierto que este tipo de comercios, que permiten dar salida a los cientos de paquetes que se quedan sin destino a través de Amazon y otras plataformas de ese estilo, abundan ya en Madrid y en las grandes ciudades españolas, y están bastante generalizados en el sur de la Península. «Pero en Galicia, que sepamos, no hay ninguno así», señala el responsable del negocio en un momento en el que la caja le da una tregua.

Únete a nuestro canal de WhatsApp

En el local de la calle Rodrigo de Mendoza, además de los contenedores en los que están depositados los «paquetes sorpresa», hay otros productos en exposición a precios muy por debajo de los habituales en el mercado.

«Son productos que compramos por lotes, también cerrados y sin saber exactamente lo que traen», explica el responsable del establecimiento: relojes de pared, juguetes, menaje del hogar, decoración, pequeños electrodomésticos... «Puede variar mucho el contenido, depende de lo que te encuentres cuando abres el contenedor», señalaba el joven: el negocio también asume su cuota de sorpresa.