¿Ha tocado techo el pequeño comercio en Galicia? «Só o mes pasado pecharon dous negocios ao día, un dato cruel»

Serxio González Souto
serxio gonzález CAMBADOS / LA VOZ

AROUSA

Martina Miser

La ley del litoral, las trabas para producir, la salud de O Salnés y las transformaciones pendientes salieron a relucir en el segundo Foro Voz sobre la economía y el trabajo autónomo

27 oct 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Cualquier aproximación al universo del trabajo por cuenta propia supone un ejercicio de apertura mental, cuando no de clasificación y recuento exhaustivo. Más allá de los tópicos sobradamente extendidos sobre su función, este particular régimen laboral consta de 121 epígrafes diferentes, distribuidos en tres secciones: empresarial, profesional y artística. Esta serie de datos dan cuenta por sí mismos de la complejidad del esfuerzo de análisis que la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA-Agtamar) y La Voz de Galicia han asumido en el seno del foro que esta semana se desarrolló en las instalaciones de Exposalnés, con la colaboración de la Consellería de Promoción do Emprego e Igualdade y el Concello de Cambados.

Pablo Fernández (secretario xeral de Apoio ao Emprego, Traballo Autónomo e Economía Social), Lina Solla (fundadora y directora de Linamar), Samuel Lago (alcalde de Cambados) y Eduardo Abad Sabarís (presidente de UPTA España) desgranaron algunas de las aristas del trabajo autónomo, de su realidad actual y de sus perspectivas de futuro, tanto en la comarca de O Salnés como en el conjunto de Galicia. Hubo, a lo largo del debate, momentos de auténtica profundidad. Un camino que Abad Sabarís abrió al apelar a la necesidad de transformar de forma radical el mercado laboral por cuenta propia. En su reflexión sobre uno de los sectores con los que más se identifica el término autónomo, no se anduvo por las ramas: «Cabe máis comercio en Galicia? Creo que non, tocamos teito. Só no mes pasado pecharon dous negocios diarios. Son datos moi crueis, que en España supuxeron unha media de oito peches diarios. Polo tanto, hai que darlle unha volta importante».

De acuerdo con los datos que maneja UPTA, en un solo mes Galicia acaba de perder 280 autónomos, dentro de un contexto de caída generalizada desde hace ocho meses. «Iso —subrayó su presidente— tamén é investimento perdido por parte das Administracións e por iso o que temos nas mans é un problema de transformación do tecido produtivo». El regidor de Cambados apuntó a uno de los problemas más duros de cuantos afronta cualquiera que se proponga emprender: «O exceso de burocracia que se tratou de simplificar coa Lei de Emprendemento, pero non tivo os resultados agardados», reconoció Lago, quien comprende perfectamente «o desalentador que é ter que solicitar autorizacións a vinte mil Administracións diferentes, que desanima mesmo a quen xa empezou a percorrer ese camiño, por non falar das cotizacións inferiores, das baixas temporais ou do desemprego». El alcalde apuesta por alimentar un ecosistema mucho más favorable, «no que o autónomo se sinta empurrado, amparado, sostido e informado».

Martina Miser

La burocracia piramidal

Sobre la sobredimensión de la burocracia abundó el secretario xeral de Emprego, un fenómeno piramidal que desde el aparato central del Estado —«que só nos catro últimos anos lexislou un millón de documentos»— se extiende hacia abajo e impregna a las distintas Administraciones: «España ten un problema de hiperlexislación, unha obsesión por lexislalo todo que vai derivando cada abaixo, tamén cara a Xunta e os concellos», subrayó Fernández, quien aprovechó la ocasión para invitar al regidor a que sume a Cambados «á Lei de Concellos Emprendedores, que procura acurtar os tempos para que unha empresa, se quere establecerse aquí, teña unha meirande axilidade nesa tramitación».

La opinión de Lina Solla es, desde la perspectiva de una empresa de cierta envergadura, no menos contundente: «Producir en España é horroroso, fai falta ter agallas. A min díganme vostedes que teño que facer. Perfecto, eu fágoo, pero non me teñan nove anos agardando para dicirmo e que aínda non o saiba».

La encrucijada del comercio regresó por la vía del proceso de digitalización generalizada de la sociedad y sus efectos sobre los pequeños negocios. «A forma de comprar —apuntó Sabarís— transformouse coa pandemia. Quedamos atrás os que vendiamos e os consumidores nos adiantaron; ten que haber proxectos distintos aos que se levaron a cabo nos últimos anos». En esto, el presidente de UPTA quiso mostrarse políticamente incorrecto: «Nos últimos cinco anos, España gastou a frioleira de 2.500 millóns de euros en promoción do comercio local. A realidade é que nese mesmo período se perderon 75.000 pequenos comercios. Como un investimento deste tipo pode levar consigo unha desaparición tan brutal do comercio de barrio?». Abad tiene claro que las cosas se han hecho muy mal, con un diagnóstico y un tratamiento equivocados, y una serie de organismos intermedios, encargados de encauzar esas ayudas, que carecen de conocimiento y preparación.

Martina Miser

Pablo Fernández añadió otro factor, refiriéndose, concretamente a los fondos Next Generation: «Nun dos países máis descentralizados de Europa, non acaban de chegar ao territorio. En Galicia temos agardando proxectos tan importantes coma o de Altri (la textil portuguesa que apunta a Galicia para invertir) e necesitamos industria. Temos que ser conscientes de que, se apostamos pola economía circular, temos que fabricar aquí. Industrialización e reindustrialización se queremos competir».

El estado de salud de O Salnés

Las palabras del secretario xeral y la reflexión de Solla sobre las dificultades para producir cristalizaron en una de las más dramáticas sentencias que sirvió el debate: «No Salnés, que sempre foi unha comarca que producía, que tiña riqueza produtiva, había foros nos que participaba a sociedade civil. Temos un problema porque a comarca hoxe está morta socialmente, e cando un lugar morre socialmente, acábase o debate». Sabarís empleó este argumento para reclamar la desaparición del chauvinismo localista y la articulación de un camino común a través de la Mancomunidade do Salnés, «que sente a todo o mundo a unha mesa para deseñar estratexias que consigan atraer empresas e que nos próximos anos se creen aquí cinco mil postos de traballo. Precisamos cinco mil nóminas», apuntó el responsable de UPTA.

Martina Miser

Pero su durísimo diagnóstico levantó la replica de Fernández: «O Salnés ten unha gran potencialidade, unhas cooperativas no agro e no eido da vitivinicultura que se arraigan no territorio e son referentes en toda España, un sector mar industria do que a nosa Lei do Litoral, recorrida ante o Constitucional polo Goberno, garante o seu arraigo, e un turismo que inxecta moitísima economía». Tampoco Solla ni Lago compartieron la indigesta andanada de Abad. Curiosamente sí lo hizo, desde el público, José Luis Vilanova, el presidente de FECA, que insiste en que, con el tiempo, la comarca se ha visto aislada y privada de liderazgo político.

Martina Miser

El nuevo autónomo percibirá la cuota cero cuando inicie su negocio

Aunque con matices, los ponentes coincidieron al valorar de forma positiva la medida estrella de la Xunta sobre el primer año de tributaciones

El segundo Foro Voz sobre la economía y el trabajo autónomo arrancó en Exposalnés pegado a la actualidad. El lunes, el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, anunció desde Vilagarcía la aplicación de la denominada cuota cero. Una medida por la que la Administración autonómica asumirá el pago del primer año de tributación de quienes emprendan entre el 30 de septiembre de este año y el 30 de septiembre del 2024. Iniciativas similares están en marcha en Murcia, Andalucía y Madrid, aunque Galicia ofrece una diferencia sustancial: «Esas comunidades pagan a posteriori. Nós non, pagaremos no mesmo momento no que se resolva a convocatoria, non un ano despois», explicó Pablo Fernández.

Esta ayuda se suma a la tarifa única y reducida que el Estado aplica desde el 2021 a los profesionales por cuenta propia en sus dos primeros años de actividad: 80 euros mensuales. En resumidas cuentas, la Xunta retribuirá al nuevo autónomo 960 euros, correspondientes a las mensualidades de ese primer ejercicio. A mayores, la Administración autonómica dispone de una línea para otro tipo de inversiones, que puede alcanzar los 7.500 euros.

«Ata agora tiñamos unhas seis mil solicitudes anuais de axudas por parte de novos autónomos. Prevemos que poidamos ter unhas dez mil, o que suporía duplicar o investimento. Trátase de animar a emprender, animar a que a xente que teña un proxecto poida facelo realidade».

Aun admitiendo que la Xunta «é probablemente a Administración autonómica que mellor funciona neste tema», y subrayando la sensibilidad y agilidad que mostró hacia el colectivo de autónomos ante la pandemia, Eduardo Abad quiso alertar sobre el riesgo que entrañan este tipo de ayudas: «Son unha trampa de colo de botella moi estreito, porque empurra a moitas persoas a poñer en marcha unha actividade cando o mercado de traballo as expulsa, que logo teñen que devolver se o seu negocio non chega aos dous anos». Desde UPTA se aprecia la medida como «un complemento perfecto» aunque necesitado de matices. Por ejemplo, que quienes alcancen en su primer año un rendimiento por encima del salario mínimo interprofesional, y por tanto estén en condiciones de tributar, devuelvan esa cuota cero.

Martina Miser

Café para todos o no

El alcalde de Cambados, Samuel Lago, se mostró de acuerdo con la idea de que «as axudas sexan discriminadas para que se dirixan a quen de verdade as necesita». Y recibió con satisfacción el hecho de que su abono se realice al inicio mismo de la actividad: «Cando estás empezando, o financiamento é probablemente o teu principal problema. Que esa axuda chegue nese momento do comezo é unha boa idea». Lina Solla, en cambio, no ve ningún problema en lo que Abad Sabarís denominó «café para todos». Es decir, la extensión de la cuota cero a todos los nuevos emprendedores, sin distinción: «Son da opinión de que todos debemos ter os mesmos dereitos cando empezamos. A vida logo levaranos polo noso camiño, pero hai unha cuestión de responsabilidade persoal, hai que apoiar á xente moza e, en xeral, a quen queira emprender. Todo o mundo que queira facelo neste país ten que ter os mesmos dereitos».

Sabarís recurrió de nuevo a la estadística para plantear que, según la propia Agencia Tributaria, la pervivencia del 87 % de los autónomos que recurrieron a la tarifa plana del Estado no alcanzó los dos años, mientras que el 30 % de ellos obtuvieron rendimientos por encima de los 45.000 euros. Fernández le dio la vuelta a su argumento: «Oxalá eses mil euros dean lugar a moitos autónomos que superen o salario mínimo interprofesional, porque iso quererá dicir que recuperaremos moito dese investimento a través de impostos». Y aprovechó la reflexión sobre el alto porcentaje de fracaso empresarial para defender la labor de la red de Polos de Emprendemento que la Xunta está desplegando, precisamente para asesorar a los emprendedores y afinar sus planes de negocio. Con o sin matices, la cuenta atrás para la cuota cero ya ha comenzado.