La Festa do Marisco hace historia facturando más de un millón de euros

leticia castro O GROVE / LA VOZ

AROUSA

MONICA IRAGO

En el recinto gastronómico se despacharon en diez días 186.028 tíckets

16 oct 2023 . Actualizado a las 10:50 h.

O Grove firma una Festa do Marisco histórica en su sesenta aniversario, con una facturación que supera con creces a la de la última edición que ya había batido récords. El recinto gastronómico ha cerrado caja con 1.114.566,10 euros, una cifra que supera a la del año pasado en más de 200.000 euros, un dato increíble teniendo en cuenta que en esta ocasión hubo tres días menos de fiesta. Fueron 186.028 los tíckets despachados en las carpas de degustación, otro dato reseñable, ya que es también el mejor número desde que existen registros, unos 26.000 más que en 2022.

Queda claro que el tirón gastronómico de la localidad es innegable y constituye su mejor reclamo turístico, aunque en esta ocasión las condiciones meteorológicas, con treinta grados de temperatura en varias jornadas, contribuyeron a que fuese un éxito incontestable. Cabe resaltar que las cifras podrían haber sido incluso superiores de no agotarse este fin de semana algunos de los productos.

Al sábado no llegaron ni los percebes, ni la nécora, ni los mejillones tigre, y en la última jornada tampoco se pudo degustar la empanada de maíz de choco de la ría, ni la tarta de queso, dos de las novedades en la carta. En el ránking de ventas el pulpo se colgó la primera medalla, con más de 10.968 raciones despachadas, seguido de cerca por el arroz de mariscos con 10.603 platos. Se sirvieron 8.086 tapas de navajas y 8.074 de zamburiñas.

Los números demuestran una vez más que las preferencias de los comensales no cambian, pues estos cuatro productos son desde hace varias ediciones los más demandados por el público. También son destacables las 6.504 raciones de croquetas de marisco, las 5.109 de vieira al horno y los más de 10.000 platos de mejillón en sus distintas variedades. En cuanto a los postres, la tarta de queso que disponía de dos variedades, San Simón y Arzúa, consiguió desbancar a las filloas situándose en primera posición de ventas con 1.859 raciones despachadas, y es que el nuevo dulce no dejó de recibir piropos en toda la cita.

O Grove puso fin así a su temporada alta, con un broche de oro, que se ha dejado sentir no solo en el recinto sino en la mayor parte de establecimientos del municipio, ya que la ocupación tanto en hoteles como en apartamentos turísticos fue altísima.

Tal y como señalaba el alcalde de O Grove, Jose Cacabelos, estos días, la Festa do Marisco se ha convertido ya en el gran ejemplo de desestacionalización del turismo, consiguiendo atraer a la comarca y a la provincia de Pontevedra una cifra muy alta de visitantes fuera de la temporada estival.