Cara y cruz de la plaza de Vilagarcía: «Aquí los miércoles no hay nadie»

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

Martina Miser

División entre los comerciantes sobre la obligatoriedad de abrir los puestos todos los días, excepto lunes y jornadas de temporal

25 ene 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Si hoy se asoman a la puerta de la plaza de abastos de Vilagarcía, es probable que no vean demasiada actividad. «No te imaginas la cantidad de gente que se acerca y al ver todo vacío da media vuelta», señalan desde los puestos que ciñen el contorno del edificio. Son carnicerías y tiendas de congelados que están completamente de acuerdo con la ordenanza municipal que mañana irá al pleno de Vilagarcía y en el que se establecerá que los titulares de puestos de venta en la plaza deberán abrir todos los días. La única excepción es la del sector del pescado, que queda eximido de acudir los lunes y los días en los que, por temporal, no haya producto en las lonjas.

La normativa no se aplicará al pescado hasta el próximo año, pero ese margen de tiempo no acaba de borrar las dudas que albergan los integrantes de ese grupo de comerciantes. «Yo, si vendiese los miércoles, vendría. Pero los miércoles aquí no hay nadie», explica una peixeira. En otro puesto especializado en mariscos hacen la misma reflexión. «Nos quieren imponer venir a trabajar en días que no vamos a tener ganancia ninguna. Bueno será si no tenemos pérdidas, porque cuanto más manipulas el marisco peor lo haces».

El razonamiento es sencillo: si no hay clientela, ¿para qué acudir fuera de los martes y los sábados? Aunque quienes trabajan todos los días devuelven la pregunta. «¿Si no hay que comprar los días de semana, para qué ir a la plaza?». «Claro que habrá días que no compense abrir por la mañanas. A mí me pasa Pero si queremos que la plaza tenga futuro tenemos que conseguir meterla en el día a día de la gente. Y no puede ser que venga alguien un miércoles y se encuentre con la mayor parte de los puestos del pescado cerrados».

«A lo mejor, si empezamos a venir todos todos los días, cambia la cosa y la gente se acostumbra a venir siempre», dice una peixeira encogiendo los hombros. Eso, el tiempo lo dirá. De momento, mañana se aprobará la ordenanza del mercado que, tal y como aclara la concejala Alba Briones, no recoge en ningún punto la obligatoriedad de abrir por las tardes.

Martina Miser

Alba Briones: «Hay que dinamizar este espacio para que funcione bien toda la semana»

El pleno de Vilagarcía se reúne mañana, y uno de los asuntos que está sobre la mesa es la aprobación de la ordenanza que marcará el funcionamiento de los mercados de abastos. El texto está, dice la concejala Alba Briones, obsoleto, y necesita incluso «adecuarse a la legislación». El proceso de renovación de esa norma se vio interrumpido por el covid-19, pero ahora, ligeramente retocado para «ser flexibles con algunas alegaciones» se afronta la aprobación definitiva.

—El asunto que más debate sigue generando es la obligatoriedad de abrir los puestos todos los días.

—En el primer documento se fijaban un máximo de días que los puestos podían cerrar, pero no se tenían en cuenta las particularidades del pescado. Ese colectivo tiene una forma de trabajo diferente y por eso decidimos contemplar la posibilidad de que falten los lunes y los días en los que por mal tiempo no haya habido lonja.

—Desde el sector del pescado, muchos vendedores dicen que no pueden acudir todos los días a la plaza, que no es rentable... Le han dado un año de moratoria para empezar a aplicar la norma. ¿Cuál es la razón?

—Fue uno de los compromisos que adquirimos con los vendedores de pescado, para revisar bien las casuísticas individuales y para darles un margen. Lo que vamos a hacer es dinamizar la plaza con actividades entre semana para lograr que funcione bien todos los días. Hay otros sectores, como las carnicerías, que trabajan todos los días y que consideran importante que haya puestos abiertos para incentivar la compra. Es difícil armonizar las dos posturas; tenemos que ser flexibles y tendremos que ser innovadores en la búsqueda de soluciones.

—Hay muchos proyectos que giran alrededor de la plaza de abastos. Desde las taquillas inteligentes a un servicio de reparto. ¿Cuál veremos funcionar primero?

—Pues yo creo que lo primero que veremos serán las placas solares con las que queremos convertir la plaza en un edificio autosuficiente. El resto de los proyectos se financian con fondos europeos y creo que acabarán poniéndose en marcha todos más o menos al mismo tiempo. En el tema del reparto, por ejemplo, estamos mirando cómo se prestan ese tipo de servicios en otras plazas y mercados e intentaremos poner en macha un sistema adaptado a lo que se necesite aquí.

—Hay una cuestión que preocupa a los vendedores del mercado desde hace años: la falta de aparcamiento. ¿Qué se puede hacer?

—El tema del aparcamiento es una vieja reclamación, y sé que hay propuestas de la propia asociación para mejorar el funcionamiento de la zona acotada para clientes en la parte de atrás de la plaza. El departamento de tráfico lo está analizando.