La obra de la rotonda de Fontecarmoa obligará a cerrar un carril de circulación

Antonio Garrido Viñas
antonio garrido VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

MARTINA MISER

Ravella adjudicó los trabajos a la empresa Galsur SL por un importe de 179.200 euros y con un plazo de ejecución de tres meses

22 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

A quienes se ven atrapados día tras día en el tapón que supone salir del barrio de O Piñeiriño en dirección a la avenida de Cambados no les da llegado la hora de que la prometida rotonda vea la luz. El semáforo de Fontecarmoa da paso únicamente a tres coches en cada turno, con lo que la paciencia es material indispensable en los conductores. Sobre todo si es hora de entrada y salida de FP o de colegio, con lo que el barullo se engrandece.

Poco falta ya para que el tráfico comience a fluir por allí porque la junta de gobierno local de Vilagarcía aprobó ayer la adjudicación a Galsur SL de las obras de construcción de la glorieta de la avenida de Cambados, en su confluencia con las rúas Vista Alegre y Fontecarmoa. El precio de licitación era de 190.000 euros, pero finalmente fue adjudicada por 179.200 a Galsur SL entre las seis propuestas participantes en la licitación. La empresa tendrá tres meses para ejecutar las obras, contados a partir de la firma del contrato, que está prevista para los próximos días.

Para la realización de los trabajos, la empresa tendrá que cerrar un carril —primero uno, y cuando los trabajos estén rematados en este, el otro— de tal manera que habrá una única dirección en un sentido y se habilitará una solución alternativa para la dirección afectada por las obras. «En calquera caso, comunicarase e sinalizarase con suficiente antelación», afirma el Concello.

Todo el proceso de diseño y construcción de la rotonda ha sido largo. De entrada, el Concello de Vilagarcía contrató a un estudio de ingeniería especializado en tráfico para que explorara los flujos de movilidad de los vehículos, tanto en sentido entrada como salida de Vilagarcía a través de la avenida de Cambados. Y también de las incorporaciones a este vial desde O Piñeiriño, desde la rúa Fontecarmoa, de Vista Alegre y de Manuel Antonio.

El atasco de Manuel Antonio

Esta último cruce, tras los cambios que se hicieron con la entrada en funcionamiento de las ciclovías se había convertido en otro punto complicado al tratarse de un giro a la izquierda y con mucho tránsito de vehículos puesto que es el acceso perfecto para llegar al Centro Comercial Arousa. Antes tenía un carril de espera, pero ahora desapareció y el paso del coche de turno depende en buena medida de la buena voluntad de los que circulan por la avenida Doutor Tourón.

Marta Rodríguez Yanes

La glorieta pretende poner fin a los problemas que tiene el cruce, con los semáforos y los desvíos a la izquierda como grandes enemigos de la fluidez de vehículos. Pero la rotonda supondrá, además, un notable cambio en la ordenación viaria en la zona. «A principal novidade é o cambio de sentido da rúa Vista Alegre, que agora xa non será de saída, senón de entrada, e consecuentemente, a mudanza tamén en Manuel Antonio, que será de saída e non de entrada, e, polo tanto, se evitará o xiro á esquerda, como viña sucedendo ata agora. Paralelamente, se urbanizará a illa que se forma na conexión entre Vista Alegre, Avenida de Cambados e travesía de Pablo Picasso e se ensanchará a beirarrúa que baixa dende a rúa Fontecarmoa ata a rúa Xunqueira, dando un paso máis na configuración dos camiños escolares seguros que unirán a urbanización do Piñeiriño co complexo educativo da Lomba. Este tramo dotarase se mobiliario urbano e vexetación», explica el Concello.

La rotonda no tendrá una forma al uso. Para facilitar el paso de los autobuses será irregular, no redonda, y, además,  rebasable en su perímetro interior, que será de otro material, para facilitar las maniobras de los autocares, que de otra forma tendrían complicado girara hacia la izquierda. Además, para su diseño se tuvo en cuenta también tanto el diseño de los caminos escolares seguros como el de las ciclovías.