Alfonso Rueda «colle forzas» en Arousa para lanzar la nueva etapa del PP gallego

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

Martina Miser

Los retos inmediatos: las municipales e «ir a pola quinta maioría absoluta»

04 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Bajo la verde cúpula que forman los árboles del jardín de O Castriño, en Vilagarcía, el ajetreo era intenso ayer a las dos de la tarde. Decenas de personas se habían sentado en círculos concéntricos, haciendo que sus miradas convergiesen en el punto en el que, pasada la una y media de la tarde, había comenzado el acto convocado por el PP para que el futuro presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, presentase sus credenciales. Alcaldes, concejales, políticos y empresarios, acudieron a un evento pensado para demostrar el músculo de ese número 2 que da el salto a la presidencia de la Xunta tras la marcha de Núñez Feijoo, «un presidente insubstituíble, ao que ninguén quería substituír», en palabras de su heredero. Pero no ha quedado otro remedio: Feijoo se ha puesto en marcha, rumbo a Madrid. «Asume un gran esforzo, unha gran tarefa. Que menos que o resto nos movamos canda el», señaló Alfonso Rueda, un hombre al que Cores Tourís, que actuó como maestro de ceremonias, definió como un trabajador infatigable.

Compareció Alfonso Rueda en O Salnés con rostro relajado, voz entusiasmada y la libertad discursiva que da jugar en casa. Al menos, así asegura sentirse en Arousa el futuro presidente de la Xunta. «Estoume movendo por toda Galicia, como corresponde a este momento. Pero hoxe vin coller forzas á casa. Porque eu, aquí, estou na casa». A su alrededor, aplaudiendo sus palabras, un gran puñado de militantes a los que pidió que sigan trabajando. «Aínda que recibimos o mellor legado, pódese mellorar. E iso é o que espera, precisamente, Alberto Núñez Feijoo de nós». Por eso, Alfonso Rueda promete dar un «novo estilo» a la nueva etapa que se abre en la Xunta de Galicia y en el PPdeG.

El hasta ahora vicepresidente de la Xunta asegura estar preparado para lo que está por venir. Y contar, además, con la seguridad que aporta no ser más que la cabeza de un enorme pelotón, que trabajará mucho y bien para cumplir los objetivos. «A dúas semanas de coller o testemuño» que le entrega Núñez Feijoo, reconoce su sustituto que se abre una etapa dura en la que a su partido le tocará afrontar dos retos: el primero, las elecciones municipales del próximo año. «E se nos vai ben aí, que nos vai ir ben, prepararnos para a quinta maioría absoluta. Iso é o que imos conseguir», dijo mostrando los dedos de la mano y arrancando los aplausos de los asistentes al acto. Todas esas personas, dijo Rueda, eran la demostración de que el PP está haciéndolo bien. De que, pese a toda la división vaticinada, «estamos dando un exemplo de unidade». Y ese es un valor que los populares defenderán con uñas y dientes porque, dicen, es fundamental para lograr la estabilidad, que es el segundo eje del proyecto de Alfonso Rueda.