El Estado aprueba la desafectación de Comandancia en solo ocho meses

Serxio González Souto
SERXIO GONZÁLEZ VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

Martina Miser

Ravella únicamente pagará a la Autoridad Portuaria una parte proporcional del canon por los terrenos en los que se levantará el nuevo centro de salud

26 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El camino hacia la construcción del nuevo centro de salud de Vilagarcía de Arousa continúa allanándose. Si hace cuatro semanas la Xunta sacaba a licitación la redacción del proyecto básico para las instalaciones, ayer el Concello y la Autoridad Portuaria confirmaron que la Administración del Estado acaba de aprobar la desafectación de los terrenos sobre los que se levantará el futuro ambulatorio: los 4.682 metros cuadrados que configuran el solar de la antigua Comandancia Naval, reintegrado en el 2008 a la titularidad portuaria tras perder su uso militar. Visiblemente satisfechos, el alcalde, Alberto Varela, y el presidente del Puerto, José Manuel Cores Tourís, explicaron que tanto la Dirección General de la Costa y el Mar, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, como Puertos del Estado, bajo la tutela del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, han autorizado ya este trámite. Así las cosas, solo resta la comunicación de Patrimonio del Estado para que Ravella pueda adquirir la parcela.

«Os trámites para a desafectación iniciáronse en outubro do ano pasado», explica Cores Tourís, quien calificó este paso como «moi importante» y anunció que su consejo de administración lo aprobará en su sesión de mayo, siempre que Patrimonio del Estado comunique a tiempo su visto bueno. Si las cosas salen como se espera, y de momento lo están haciendo por encima de cualquier expectativa, el Concello de Vilagarcía podrá adquirir definitivamente los terrenos de la vieja Comandancia en junio.

En realidad, Vilagarcía dispone del solar desde el 26 de noviembre, día en el que Varela y Tourís firmaron el convenio de cesión de la parcela a favor del Concello. Se trataba de asegurar su transferencia a la Consellería de Sanidade para la construcción del ambulatorio independientemente del proceso de desafectación, puesto que el alcalde calculaba entonces que este trámite podría demorarse fácilmente un año o dos. Al final se habrá conseguido en apenas ocho meses. Y el asunto tiene su importancia, porque supone un ahorro importante para las arcas municipales.