El centro de salud de Vilagarcía se construirá en la vieja Comandancia

Serxio González Souto
serxio gonzález VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

Alberto Varela, Julio García Comesaña y José Manuel Cores Tourís firmaron ayer el protocolo para la construcción del nuevo centro de salud de Vilagarcía
Alberto Varela, Julio García Comesaña y José Manuel Cores Tourís firmaron ayer el protocolo para la construcción del nuevo centro de salud de Vilagarcía MONICA IRAGO

La cooperación de Concello, Puerto y Xunta desbloquea el proyecto tras doce años

30 jul 2021 . Actualizado a las 21:35 h.

Inevitablemente, cada equipo de gestión abraza algún proyecto con el que sus miembros acaban identificándose hasta el punto de jugarse con él su reputación a una sola carta. El PSOE de Vilagarcía, y con él el grupo de gobierno municipal, hizo suya una idea que hace doce años plasmaron en un protocolo Dolores García, como alcaldesa, Javier Gago, como presidente de la Autoridad Portuaria, y María José Rubio, entonces al frente de la Consellería de Sanidade. La construcción de un nuevo centro de salud sobre la vetusta sede de la vieja Comandancia Naval era su razón de ser, que el regreso del Partido Popular al Gobierno de la Xunta, meses más tarde, difuminó para orientar sus esfuerzos hacia otras prioridades. Desde entonces, los socialistas se quedaron solos en su defensa. Es más, el actual conselleiro, Julio García Comesaña, no tuvo problema en reconocer que el Servizo Galego de Saúde manejaba ya un proyecto muy avanzado para reformar el viejo ambulatorio de San Roque. Un acuerdo a tres bandas entre el Concello, el Puerto y la consellería acaba de revertir esa línea y devolver el dibujo a donde estaba el 11 de febrero del 2019. El Sergas levantará el centro de salud de Vilagarcía en la parcela de Comandancia.

El protocolo que ayer firmaron sus tres protagonistas principales, en el antiguo edificio naval, establece que el Concello de Vilagarcía adquirirá a la Autoridad Portuaria la parcela en cuestión. Mientras esta no sea desafectada, el Puerto establecerá una concesión a favor del Ayuntamiento por un período de cincuenta años, que quedará sin efecto en cuanto se ejecute la operación de compraventa. De esta forma, la Consellería de Sanidade podrá ir adelantando la licitación de la redacción del proyecto, para proceder a continuación a contratar la ejecución de las obras. «Será un proceso longo, non nos enganemos», admitió García Comesaña, convencido de que merecerá la pena y Vilagarcía dispondrá de un ambulatorio a la altura de una ciudad de 38.000 habitantes.

El presidente portuario, José Manuel Cores Tourís, cuya llegada al muelle de Pasajeros ha sido fundamental a la hora de entenderse con Varela y desbloquear el proyecto, explicó que no será necesario un convenio entre ambas instituciones. Bastará con la concesión y la posterior venta para que la Xunta se ponga a trabajar. El Concello demolerá el edificio y pondrá el terreno a disposición de Sanidade. El capítulo de agradecimientos fue largo. Comesaña recordó al diputado socialista Julio Torrado, «ao que nin sequera houbo que chamar», y a su homóloga en el PP, Elena Suárez. También al gerente del área, José Ramón Gómez, a la directora de O Salnés, Ana Ogando, que deja el puesto, y a la responsable de recursos económicos, Chus Piñeiro. Incluso a Alfonso Rueda, que no pudo estar. Pero si hubo una intervención emocionada, fue la del regidor, Alberto Varela: «Hai días como hoxe -dijo- nos que ser alcalde causa aínda máis satisfacción».