Peleando con la Seguridad Social a los 81 años para cobrar su pensión completa

Bea Costa
bea costa SANXENXO / LA VOZRIBADUMIA / LA VOZ VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

RAMON LEIRO

José Antonio Nieto logra una victoria en el TSXG y está dispuesto a ir al Supremo

24 jul 2021 . Actualizado a las 17:17 h.

José Antonio Nieto es un hombre muy conocido en Sanxenxo. Por ser concejal y alcalde en los primeros años de la democracia y porque lleva toda la vida trabajando como agente de seguros. A sus 81 años sigue al pie del cañón en la asesoría Sernieto en calidad de administrador de la sociedad. Renunció a jubilarse a los 65 para dedicarse junto a sus tres hijas a un negociado que conoce bien. Por supuesto, esto implicaba renunciar a la pensión que se había ganado a pulso, no en vano suma sesenta y un años cotizados por haber trabajado por cuenta ajena (administrativo en Epifanio Campo desde los 19 años) y como trabajador autónomo desde que en 1971 se adentró en el mundo de los seguros. Sus circunstancias personales le permitían seguir en activo, de modo que sigue yendo cada día al despacho de la calle Progreso y pagando la cuota de autónomo de 230 euros al mes. No le importa, lo que sí le molesta es no cobrar lo que le corresponde.

El Real Decreto aprobado en marzo del 2013 para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo le permite a personas como José Antonio Nieto cobrar su pensión al tiempo que siguen cotizando a la Seguridad Social, una norma «razonable», dice, que escondía una sorpresa. Según sus cuentas, le correspondía cobrar cerca de dos mil euros de paga, pero a su cuenta solo llegó la mitad (993 euros). Después supo que esta reducción obedece a que la Seguridad Social estima que a aquellos autónomos que cotizan por una sociedad solo le corresponde el 50 % de la pensión.

Para Nieto es una interpretación errónea de la ley y no dudó en presentar la oportuna reclamación en las oficinas de la Seguridad Social en Pontevedra. Como se temía, su queja cayó en saco roto y decidió emprender su particular cruzada contra la todopoderosa administración para luchar por lo que considera «de justicia».