Alberto Mariano entiende la tensión de la semifinal pero discrepa de la crítica rival al arbitraje

Pablo Penedo Vázquez
Pablo Penedo VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

Martina Miser

14 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Píllasme nun día duro», nos dice al final de los diez minutos de charla telefónica Alberto Mariano cuando todavía no habían transcurrido siquiera 24 horas de la dolorosa eliminación de su CD Estradense en las semifinales de la fase de ascenso a la Segunda División R.F.E.F. Dolorosa por ver a su equipo incapaz de marcar pese a jugar en superioridad numérica desde el minuto 69 y con dos hombres más sobre el campo en la última mitad de una prórroga interminable que arrancaba con el portero arousista, Álex Cobo, desviando el disparo de penalti de Brais Calvo. Tocado todavía, el técnico del C.D. Estradense atendía la llamada con su gran saber estar, del que hizo gala durante todo el encuentro, templando ánimos calentados incluso en los momentos más tensos.

Mariano opina que «ata a expulsión -de Ross, en el 69- o partido fora relativamente igualado. Despois foi claramente do Estradense. Pero non fomos quen de meter gol, mesmo tendo un penalti». Y si bien «as circunstancias do partido fixeron que na prórroga se xogara pouco, nin 10 minutos dos 40 aos que se chegou», el entrenador pide que «non poñamos escusas e felicitamos o Arousa».

Para el técnico del Estradense la tensión vivida «é normal neste tipo de encontros». Dicho lo cual, discrepa de las críticas del Arousa contra la actuación arbitral: «Eu podo protestar moitas cousas. O Arousa pode protestar moitas cousas. Pero non creo que houbese nada fóra do común. Vin o partido repetido dúas veces. Animo a todo o mundo que o faga».