El alcalde de Vilanova, condenado por llamar «chacha para todo» a Carmela Silva

Serxio González Souto
Serxio González VILANOVA / LA VOZ

AROUSA

Cedido por Canal Rías BaixasMaruxa Alfonso

El Juzgado de Instrucción número 3 de Pontevedra encuentra a Durán culpable de un delito de menosprecio hacia la presidenta de la Diputación y le impone una multa de 360 euros. El dirigente popular anuncia que recurrirá y para el PSOE la condena es «demasiado leve»

12 jun 2021 . Actualizado a las 20:22 h.

Desde que accedió a la alcaldía de Vilanova de Arousa, en 1995, Gonzalo Durán siempre ha ejercido como una suerte de azote y verso libre en el Partido Popular de Galicia. No tuvo empacho, por ejemplo, en criticar con dureza a la exconselleira de Sanidade Pilar Farjas, de su misma formación, ante los retrasos que acumuló en su día la ampliación del Hospital do Salnés. Esa facundia de la que hace gala acaba de jugarle, sin embargo, una mala pasada a Durán, que ha sido condenado por llamarle «chacha para todo del anciano alcalde de Vigo, Abel Caballero» a Carmela Silva, la presidenta de la Diputación de Pontevedra.

El político conservador aprovechó el anuncio de su candidatura a la reelección, el 6 de octubre del 2018, para cargar las tintas sobre Silva y su gestión al frente de la Administración provincial. Que con aquella frase gruesa había traspasado unas cuantas líneas rojas lo evidenciaron ya no solo la inmediata reacción de la propia presidenta y de su partido, el PSOE; tampoco las acusaciones de machismo intolerable surgidas desde formaciones y colectivos progresistas y feministas, con movilizaciones incluidas; sino, sobre todo, el hecho de que incluso la dirección popular en Galicia deslizase en su momento que aquellas habían sido unas declaraciones «desafortunadas».

A Carmela Silva no le cabe ninguna duda de que si en su lugar fuese un hombre quien se sentase en el despacho del Pazo Provincial de Pontevedra, Durán jamás hubiese hecho un comentario de semejante pelaje. Es más, la presidenta de la Diputación declaró en la vista celebrada por este caso que desde entonces se ha visto sometida a una secuencia de descalificaciones similares por parte del alcalde de Vilanova.

Que conste que el regidor arousano se mantuvo en sus trece. Primero, a través de los medios, al acusar a Caballero de ser el verdadero machista, «porque manda en una mujer y no la respeta», y a continuación en sede judicial, al declarar que aquello habían sido cosas de políticos y que su intención era criticar la función de Silva, no su persona. El Juzgado de Instrucción número 3 de Pontevedra concluye que, en efecto, se trata de un delito leve de menosprecio hacia el principio de autoridad que representa la presidenta de la Diputación, que su ocurrencia excede el normal ejercicio del derecho de libertad de expresión y que, en definitiva, Gonzalo Durán debe ser multado con 360 euros. La sentencia puede ser recurrida, y lo será. 

Reacciones de Durán y el PSOE

Gonzalo Durán avanza que recurrirá «si hace falta a Estrasburgo» porque considera atacadas sus «libertades fundamentales». El dirigente popular cree que esta sentencia atenta contra la libertad de expresión, opina que la justicia acabará dándole la razón y, de momento, se reserva otro tipo de valoraciones de índole político.

La sentencia también ha provocado reacciones en el PSOE de Vilanova. «A pesares de que respectamos as decisións xudiciais, nos parece unha sentenza demasiado leve para a repercusión mediática que supuxo no seu momento e no momento actual en que os delitos de machismo están a ser unha lacra á que facer fronte dende todos os frentes posibles e máis dende as administracións públicas, na que Gonzalo Durán, como representante de tódolos vilanoveses, deberia ser un exemplo e que, en vez de iso, fai de punta de lanza da ultradereita machista».

Además, el PSOE considera que su actitud está ocasionándole unos gastos judiciales al Concello que «deberían saír do seu bolsillo e non do dos vilanoveses». «O que debería ser é máis educado e pedir desculpas xa que está a representar a tódolos vilanoveses e por iso tiña que evitar as tolerías que lle dan ás veces e os comentarios misóxinos que, aínda que lle dan difusión nos medios, deixa quedar en moi mal lugar a imaxe de Vilanova que non merece ser representada por unha persoa tan polémica e inestable».