A Illa advierte: habrá sanción para todas las autocaravanas que incumplan las normas este verano

Rosa Estévez
R. Estévez A ILLA / LA VOZ

AROUSA

MARTINA MISER

La localidad arousana valla dunas y cierra caminos de acceso a las playas para evitar que los vehículso rodados invadan la costa

08 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Han sido ya varios los fines de semana en los que la primavera nos ha brindado la ocasión de ensayar el verano. Sol, calor y colas en la entrada y salida de A Illa han permitido al Concello de esta localidad experimentar en pequeñas dosis lo que se avecina. Decididos a escapar de ser un destino turístico masificado, en esta localidad arousana han comenzado ya a trabajar para frenar algunos abusos.

Desde el pasado fin de semana, la zona de Area da Secada funciona ya en modo estival: las vías son de un único sentido de circulación, a fin de evitar los entuertos que suelen producirse en ellas cuando las playas se llenan y los coches lo inundan todo. Para evitar que los vehículos rodados invadan hasta el último rincón de A Illa, en muchos casos demostrando una absoluta falta de respeto, se anuncian otras medidas. «É desesperante, porque hai moita xente que segue querendo chegar co coche ata enriba da praia», se lamentaba ayer el concejal Luis Arosa (PSOE). Para frenar a esos conductores inconscientes, el Concello ha decidido restringir el tráfico en el entorno de varios de sus arenales, en aquellos que se encuentran más debilitados por la desproporcionada presión humana.

Así, explica Arosa, se va a cerrar al tráfico un camino de tierra que existe en la zona del Igafa y que conduce a una zona de cons. Aunque no parece tener mucho sentido que ningún vehículo se meta en esa ruta sin salida, lo cierto es que sí lo hacen. Y el Concello no está dispuesto a que sigan con esa práctica.

En la playa de Gradín, «imos pechar os dous camiños de acceso para que non se poida pasar». Allí se instalaron ayer las primeras señales de prohibición de paso. También se colocarán señales en un tramo de la playa de Riazón para impedir el tráfico rodado. En ese mismo arenal, parte de la duna será vallada, con la confianza de que esa medida sirva para proteger el ecosistema y evitar que continúe su retroceso. En Aguillón, «desde a zona da lagoa ata a do estaleiro, vai estar cerrado para os coches, e as dunas tamén se van balizar».

Cualquiera que se haya acercado a A Illa un fin de semana de sol habrá visto el párking de O Bao repleto a rebosar de autocaravanas. En ese lugar se han reservado 25 plazas para ese tipo de vehículos, pero «estamos vivindo unha invasión», en palabras del concejal isleño. Por eso, quiere ser claro, rotundo y contundente. «Se a xente que ven coas autocaravanas decide vir e estacionar aquí, que o faga. Pero que saiban que van marchar con unha multa duns 200 euros. Este verán non imos andar con miramientos; quen estea onde non debe estar vai ser sancionado», señala Arosa.

«Para o Concello van ser ingresos», bromea el concejal para acto seguido recuperar la seriedad y ser rotundo: «Non podemos permitir os comportamentos que se están vendo xa nestas semanas previas. Se este verán a xente quere arriscarse a incumprir as normas, que o fagan, nós non imos ter contemplacións». Y es que A Illa sufre, verano tras verano, un asalto masivo de turistas por todos los frentes.