Vilagarcía estrena la musealización de Alobre como faro de turismo sostenible

Serxio González Souto
serxio gonzález VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

Martina Miser

Carmela Silva subraya el alto estándar arqueológico aplicado en la intervención sobre un espacio patrimonial que Varela ve como el más importante de la ciudad

29 abr 2021 . Actualizado a las 20:23 h.

La puesta en valor de 18 yacimientos galaicorromanos es uno de los grandes proyectos que el equipo de Carmela Silva ha puesto en marcha al frente de la Diputación de Pontevedra. Entre ellos, el castro de Alobre, enclavado en un bosque al que se accede desde la calle Vista Alegre, en pleno centro de la capital arousana. Tras varios años de trabajo en distintas fases, con el impulso del organismo provincial a las excavaciones y la implicación del Estado en su adecuación final, ayer llegó el momento de estrenar la musealización del lugar desde el que creció la ciudad.

La intervención, lógicamente respetuosa, ha empleado granito y acero corten en las áreas pensadas para el reposo de los visitantes, que tienen a su disposición un amplio material informativo acerca de lo que se dispone ante su mirada. Carmela Silva no solo reconoció que le gusta la actuación. También, y sobre todo, subrayó que su objetivo, desde el principio, no era una búsqueda puramente arqueológica, sino la puesta en valor de los yacimientos. «Amosar a todos o noso poderío arqueolóxico e converternos nun destino turístico sostible, que teña como un dos seus valores principais o patrimonio arqueolóxico», resumió la política socialista, quien no olvidó recordar que la empresa que ha acometido el trabajo, ejecutado «cos máis elevados estándares de calidade» y la supervisión de Patrimonio no es una firma constructora, sino una compañía arqueológica de prestigio.

Independientemente de su criterio estético, cada elemento está en un lugar por una razón. Rafael Rodríguez, el arqueólogo que ha coordinador las 18 excavaciones para la Diputación, explica, por ejemplo, que el mirador más próximo a las estructuras que han quedado a la vista se levanta sobre una zona de roca, bajo la cual, por razones obvias, no existe ningún elemento de interés. Es más, la croa, la zona superior del castro, ha sido arrasada, desde el punto de vista arqueológico, por la mano del hombre a lo largo de los siglos. El área más interesante para continuar las pesquisas es, de hecho, la misma terraza sobre la que se ha intervenido. Algo que la musealización permite y ni Silva ni el alcalde de la ciudad, Alberto Varela, descartaron en un futuro.