Tras 240 minutos sin marcar, a los de Rafa Sáez les toca empezar a pensar en el plan B

Las dos plazas directas a la Segunda R.F.E.F. están ya prácticamente fuera del alcance de Arousa


vilagarcía / la voz

Mazazo. Y de los gordos. El Arousa arrancaba el pasado domingo la fase por las dos plazas de ascenso directo a la Segunda División R.F.E.F., la competición que este verano relegará a la Tercera como cuarta división del fútbol español, consciente de que su margen de error era prácticamente nulo. Con 41 puntos, iniciaba una mini liguilla de seis jornadas y 18 puntos en juego como quinto en la casilla de salida, con los mismos 41 puntos que el Somozas, cuarto, a tiro de 1 del Polvorín, tercero, y ya con una desventaja difícil de enjugar con un Arenteiro que le sacaba 6 puntos y el goalaverage, por los 7 del Bergantiños. Su derrota, 1-0, en el campo del filial del C.D. Lugo no solo deja al conjunto de Rafa Sáez a 4 puntos del Polvorín. Lo peor son los 10 que le quita ya el Bergantiños al cuadro vilagarciano tras vencer el domingo 3-2 al Alondras y los 9 -10 con el diferencial particular- del Arenteiro, que superó 0-1 al Somozas. Con solo ya 15 puntos por disputar, ni el más osado forofo arlequinado está en disposición de soñar todavía con el ansiado ascenso por la vía directa.

 Tanto es así, que una victoria del Bergantiños este fin de semana en el césped de A Lomba sumada a un hipotético triunfo el sábado del Arenteiro en O Carballiño sobre el Polvorín cerrarían definitivamente el camino del Arousa hacia las dos plazas de ascenso directo, aún faltando todavía cuatro jornadas para la conclusión de la segunda fase de la Liga de Tercera.

Una situación límite que encuentra su explicación en la crisis de resultados en la que está sumido el conjunto de Rafa Sáez. Un punto es todo su botín en sus tres últimos partidos de Liga. Magro balance fácil de entender siendo el tanto con el que Jorge Fajardo abría a la media hora de juego el marcador en el derbi con el C.D. Ribadumia el único gol en esta serie de encuentros. Desde entonces, el Arousa acumula 240 minutos sin acertar a batir la portería contraria, castigado con sendas derrotas ante el C.D. Ribadumia, 2-1, y el Polvorín, 1-0; y con un empate a 0 en A Lomba ante el Alondras. Una racha que acentúa su condición de equipo menos goleador de la fase por las dos plazas de ascenso directo con 27 dianas. El Alondras, colista, es el siguiente en la lista con 33, por los 34 del Arenteiro, 35 del Polvorín, 40 del Bergantiños y 41 del Somozas.

Así las cosas, al Arousa le toca empezar a mentalizarse de que el sueño del salto de categoría pasa por la tercera fase, en la que el tercero, cuarto, quinto y sexto de su liguilla se enfrentarán en eliminatorias puras a los dos mejores de la liguilla intermedia en juego con un único ascenso ya como premio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tras 240 minutos sin marcar, a los de Rafa Sáez les toca empezar a pensar en el plan B