Una «troglodita del siglo XIX» planta cara al alcalde de Vilanova por la titularidad de un camino

Una familia atravesó el coche para evitar que el Concello asfaltase una servidumbre que afirman es de su propiedad


vilanova / la voz

El caótico urbanismo en Galicia trae estas consecuencias. Durante años se edificó en leiras que no tenían acceso público, pero el acuerdo entre propietarios hizo posible que se levantaran muchas casas y galpones; las construcciones se consolidaron y las servidumbres acabaron convirtiéndose en caminos dotados de servicios públicos como alcantarillado y suministro de agua. Este tipo de situaciones han dado lugar a innumerables conflictos entre vecinos y, también, entre particulares y la administración. En Vilanova se da un claro ejemplo.

La familia Chorén Cardalda, de San Roque de Corón, lleva un par de años litigando por la titularidad del camino situado al pie de sus casas, que ellos afirman es suyo y el Concello reclama como público, y lo que no debería pasar del ámbito judicial y privado va camino de convertirse en un problema de orden público. El miércoles al mediodía se presentó allí una pala para pavimentar el último tramo de una serventía que no tiene salida y da acceso a la propiedad de los Chorén y de otro vecino. Los primeros invitaron a los operarios a marcharse alegando que no tenían permiso para entrar en su propiedad, al menos hasta que un juez diga lo contrario, pero como desde el Concello dieron orden de ejecutar la obra igualmente, la familia optó por atravesar su coche para cortarle el paso a las máquinas. Hasta el punto se desplazó la policía local, que levantó acta de lo sucedido, y una grúa con el fin de retirar el vehículo en cuestión. Pero los Chorén consiguieron lo que querían: que nadie disponga de lo que reclaman como propio, aunque eso les cueste una multa y un disgusto.

El problema tiene su origen en una disputa entre vecinos por los derechos de paso a las propiedades. Los Chorén Cardalda afirman que se enteraron por casualidad de que el Concello había incluido esta pasantía en el inventario de caminos públicos, sin ni siquiera avisarlos. «Dinos Javier Tourís [concejal] que tiñamos que ler o BOP, pero ben que veu a xunta min para pedirme 200 firmas para que os veciños lle cederan os terreos para obrar noutro camiño», indica Lucía, la hija de Moncha Chorén. Están indignados con la actuación del gobierno local, al que acusan de darles largas y engañarlos durante meses con el fin de favorecer a la otra parte en conflicto. Lucía muestra un abultado expediente -en la imagen- en el que anotó una por una la veintena de gestiones que hizo ante políticos y técnicos del Concello entre los meses de julio y agosto del 2020. «O alcalde acabou botándome de alí dicindo que era unha troglodita do século XIX por reclamar dous metros e eu díxenlle que el era un Robin Hood do século XV que lle quitaba a uns para darllo a outros», explica. Preguntado al respecto, Durán Hermida optó ayer por no hacer declaraciones sobre este asunto; los Chorén sí van a seguir hablando del tema. El martes volverán a llamar a las puertas de la alcaldía en aras de arrojar luz a este callejón sin salida. Entre tanto, se consideran víctimas de una injusticia, y todo por haber autorizado en su día a un vecino a pasar por sus tierras para darle acceso rodado a un galpón, según explica José. «Non se pode ser bo», se lamentan.

La versión de la otra familia en conflicto: «El camino se hizo a medias, el Concello no nos está favoreciendo a nosotros»

Sus vecinos y otra parte en el conflicto se manifestaron esta mañana respecto al caso para indicar que la versión facilitada por los Chorén no responde a la realidad: «El camino se hizo a medias, ellos no tienen más que nadie, es más, nosotros cedimos más metros que ellos a la hora de abrir el camino», afirman en alusión a un documento realizado en 1956 que avalaría el derecho de paso de carro para ambas partes durante todo el año, según informan las mismas fuentes. Medio siglo después defienden la condición de público de la totalidad del camino -sobre el tramo inicial no hay discusión porque está dotado de servicios públicos- tal y como figura en el inventario municipal de bienes y dan por buenas las gestiones realizadas por el Concello a la hora de intentar pavimentarlo. «El Concello no nos está favoreciendo a nosotros, está haciendo lo que marca la ley y no es cierto que Tourís fuera a suplicarle por las firmas». Aseguran que las trabas que encuentran por la otra parte a la hora de utilizar esta pasantía les está ocasionando muchos trastornos en la convivencia del día a día, hasta el punto de afectarles a su salud.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

Una «troglodita del siglo XIX» planta cara al alcalde de Vilanova por la titularidad de un camino