La industria pierde en febrero lo recuperado en enero y eleva el paro un 0,9 % el último mes

Escaso impacto de las restricciones covid en los servicios y caen los desocupados en el Baixo Ulla


vilagarcía / la voz

Las fuertes restricciones implantadas en Galicia por la Xunta a raíz de la tercera ola de covid-19 durante la práctica totalidad del mes de febrero hacían presagiar malas noticias en materia laboral en una comarca tan dependiente del sector servicios como la que conforman los ayuntamientos del sur de la ría de Arousa. Los datos aportados por los servicios públicos de empleo confirman los temores, excluyendo a la zona del comportamiento positivo en el conjunto de Galicia, la única comunidad autónoma junto a Euskadi y Extremadura donde bajó el paro respecto a enero, con una caída del 0,41 %. Sin embargo, el aumento del número de desocupados en las oficinas públicas de inserción laboral en O Salnés encontró en febrero su explicación no tanto en el ámbito de los servicios, que también arrojó datos negativos, como en la industria, origen principal de las 99 personas más en búsqueda de empleo, un +1,26 % hasta las 7.962. Sumadas a las 853 de los tres concellos del Baixo Ulla, donde aparecen 19 parados menos (-2,18 %), elevan a 8.815 la cifra total de desocupados de los once municipios del sur de Arousa, 80 más que los 8.735 anotados a 31 de enero (+0, 92 %).

Un mes antes, el sector fabril había tirado de una bajada del 2,87 % del paro global registrado en la zona, con 118 profesionales de la industria menos en las listas de las oficinas públicas de empleo; una reducción sectorial del 9,59 % hasta los 1.112 desocupados entre el Baixo Ulla y O Salnés. El mes de febrero engordó esta última cifra hasta los 1.213, esto es, 101 parados más, lo que supone un incremento del 9,08 % en la casilla del sector secundario. Una tendencia de la que no escaparon ni la mayoría de los municipios del Baixo Ulla cuyos mercados laborales, junto al de Meis (-7 parados para un total de 324 al cerrar febrero), nadaron a contracorriente el pasado mes. Así, Catoira, con un descenso de 4 desempleados para un total de 260, vio elevarse en 6 sus trabajadores industriales en busca de empleo y Valga en uno tras mejorar su registro conjunto de parados en 14 personas, hasta las 362. Pontecesures, con 1 desocupado menos y 231 en total, se mantuvo plano en el segmento fabril. 

Bajan campo, mar y construcción

Curiosamente, y a pesar de las férreas restricciones a la hostelería y restauración, el sector servicios apenas señaló un repunte de un 0,4 % de paro entre O Salnés y Baixo Ulla en febrero, con 24 personas más en busca de un contrato, suficientes cierto es para volver a rebasar la cota de los 6.000 parados, hasta los 6.012.

El resto de los grandes sectores productivos, por el contrario, ofrecieron un comportamiento positivo en materia de inserción laboral durante el mes pasado. Así, la agricultura y pesca vieron reducir su bolsa de desocupados en 17 personas, un 3,54 %, hasta las 463, mientras la construcción bajó en 21, un 3,37 %, manteniendo a la procura de un contrato a 602 profesionales en la zona. Además, 525 vecinos sin trabajo anterior aparecen apuntados en el servicio público de empleo, 7 menos que en enero.

A nivel municipal, frente a los cuatro casos ya referenciados en positivo, el paro registrado en la comarca aumentó en el mes de febrero en 19 personas en Cambados (1.143 en total), en 28 en O Grove (1.089), en 7 en Meaño (419), en 5 en Ribadumia (341), en 13 en Vilagarcía (3.531), en 14 en Vilanova (805) y en 20 en A Illa de Arousa (310 parados al cierre del último mes).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La industria pierde en febrero lo recuperado en enero y eleva el paro un 0,9 % el último mes