La hostelería de Vilagarcía salió a la calle para dar un grito de auxilio

El sector contó con el apoyo de los comerciantes, que se unieron a la manifestación


vilagarcía / la voz

Hartos de que, un año después, sigan en el ojo del huracán y sin muchas soluciones para salir adelante en la complicada situación que están viviendo, los hosteleros de Vilagarcía salieron a la calle para dar un grito de auxilio. No lo hicieron solos. En la manifestación que se celebró en la mañana de ayer contaron con el apoyo de los comerciantes de la ciudad, que se solidarizaron con un sector que no termina de ver una salida al laberinto en el que están metidos.

En la manifestación, que se repitió en varias localidades de Galicia, tomaron parte alrededor de medio millar de personas. La marcha salió de la plaza de Ravella y se dirigió hasta la plaza de Galicia, donde se dio lectura a un manifiesto. Un texto común, que se leyó en una veintena de localidades más, porque si para algo ha servido el desastre del covid-19 es para que el sector se dé cuenta de que tiene que caminar unido. Y en ello están.

El manifiesto arranca con dos cuestiones que los hosteleros quieren dejar claras desde el primer momento. Por un lado, rechazan de plano lo que denomina como criminalización del sector que, afirman, ha sido señalado desde el principio como foco de infección y de descontrol. «O sector hostaleiro acatou e cumpriu dun xeito exemplar coas normas extremas que se nos impuxeron, de maneira unilateral, sen diálogo. E implementamos todas esas medidas ó momento», afirman. Por el otro, para exigir un rescate sectorial y las indemnizaciones correspondientes a las que dicen que tienen derecho puesto que se ha parado una actividad que se desarrollaba legalmente. «E non falamos de pedir esmola, falamos de esixir o que nos corresponde polo peche gobernativo dos nosos centros de traballo, por impedirnos a actividade», subrayan.

Los hosteleros recordaron en su texto que en Vilagarcía son, con el comercio, el motor de la economía, de los activos turísticos y de la vida social. «Somos economía, pero tamén, somos cultura. Esa forma de vida, esa cultura que demandan 80 millóns de turistas. ¿Que van a atopar os visitantes que se acheguen a nós atraídos polo Xacobeo?, a este paso verxas pechadas», sostienen.

Por ello, piden que se ponga en marcha cuanto antes un plan de rescate, con deberes para todas las administraciones. Al gobierno del estado se le reclama, entre otras cosas, que unifique los distintos ERTE y los amplíe hasta que se recupere la normalidad, la exoneración del 85% de la parte de la cotización empresarial a la Seguridad Social y de la cuota de autónomos mientras duren las restricciones, la anulación del compromiso del mantenimiento del empleo durante seis cuando la supervivencia de la empresa corra peligro o el aplazamiento, fraccionamiento, suspensión o modificación de las tasas e impuestos de la hacienda estatal hasta finales del 2022 .

Para la Xunta también hay deberes: la compensación de los impuestos abonados en el 2020 o la exoneración de los de este año, además de ayudas directas para compensar las pérdidas ocasionadas por el cierre. En cuanto a los concellos, la compensación de los costes de los servicios no prestados en el 2020 y a exoneración o compensación de las tasa e impuestos de este año. Por último, a a las diputaciones, que se tengan en cuenta al sector en los planes estratégicos de turismo.

Y tras la cita de ayer, otra marcada en rojo. La manifestación que se hará el día 13 en Santiago y para la que esperan movilizar a miles de personas.

Marcha y cortejo fúnebres en la protesta celebrada en Pontevedra

Precedidos por una marcha fúnebre y los tambores redoblando en la cabeza de la manifestación, los hosteleros volvieron ayer a las calles simulando su entierro. Recrean una muerte en la que aseguran que llevan 11 meses y que en esta ocasión estuvo acompañada de otras protestas en una veintena de municipios de Galicia. La de Pontevedra arrancó poco después de las once de la mañana y recorrió el centro de la ciudad para escenificar el sepelio en la plaza de España.

A los hosteleros se unieron una caravana de coches de proveedores, que también sufren las consecuencias de estos cierres. «Todo depende da nosa capacidade e constancia, ninguén vai levarnos un presente á casa», explicaron en un manifiesto que aplaudieron los cientos de profesionales que coparon ayer el centro de la ciudad. Tras su llegada a la plaza de España montaron una especie de velatorio y cada uno de los asistentes depositaba en el ataúd una de las piezas con las que trabajan en sus locales. Algunos depositaron juegos de café, otros optaron por pinzas, hay quien escogió parte de la vajilla e incluso cuberterías. Todo era válido para decir con imágenes cuál es su sentir. La portavoz de Hoempo, Elena Vitoria, reconoce que ya no se trata de unas ayudas que tacha de «perversión», sino de la necesidad de que los rescaten para que cada primero de mes no sea una palada más para cavar su tumba.

Acompañada de Dani Lorenzo, nuevo presidente de Hoempo, y de los distintos miembros de la directiva advirtieron de que «si fora certo que nós somos foco de contaxios, os primeiros contaxiados e os primeiros mortos por coronavirus seríamos nós, e non é así». Llevan demandando desde el inicio de la pandemia que «non somos o problema, somos a solución, acatamos dun xeito exemplar as normas extremas que nos impuxeron». Muchos lamentan haber invertido en mamparas y desinfección para estar cerrados.

Desde Pontevedra, al igual que desde otros puntos de Galicia, recordaron que «somos empresas intervidas» por el Gobierno porque no puede desarrollar su trabajo. Casi en la víspera de que puedan retomar parte de la actividad, los hosteleros recalcan la importancia de no seguir perdiendo dinero mes a mes con medidas que son insuficientes y que ponen contra las cuerdas a «propietarios de negocios, empregados, provedores, o sector primario, aos pequenos propietarios dos baixos e aos comercios».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La hostelería de Vilagarcía salió a la calle para dar un grito de auxilio