Diez semanas para vacunar a los mayores de 80 años

El proceso para inmunizar a 22.000 personas de este colectivo se inició ayer en quince centros de salud del área


redacción / la voz

El día en que se conocía que la presión de pacientes covid en las unidades de cuidados intensivos (uci) sigue haciendo más lento el proceso de desescalada en el área sanitaria, arrancaba también en Pontevedra y O Salnés el plan de vacunación para mayores de 80 años una vez completada la inmunización en las residencias y del personal sanitario. Esta población de mayores de 80 años representa unas 22.000 personas y aquellas cuyo primer apellido empieza por la letra hache fueron las primeras en recibir el pinchazo. En el área se han establecido quince centros de salud como puntos de vacunación con el suero de Pfizer. Son los de las ciudades y los de la cabeceras de comarca.

Por lo que respecta a O Salnés, los puntos de vacunación se han establecido en los centros de salud de Vilanova, Cambados y Vilagarcía de Arousa. El objetivo de los responsables del área sanitaria es poder vacunar a cuatrocientas personas cada día. Al ambulatorio de San Roque, por ejemplo, habían sido convocados ayer noventa ciudadanos mayores de ochenta años.

Según la previsión que maneja la Xunta, la vacunación de los mayores de 80 se desarrollará durante diez semanas, concluyendo a principios de mayo. No obstante, el delegado territorial en Pontevedra, Luis López, indicó que esos plazos podrían acortarse si se reciben más dosis. «Poderiamos acometelo con moitísima maior rapidez, xa que o Sergas e o seu persoal teñen capacidade para subministrar milleiros de doses ao día, pero polo momento temos que limitarnos ás vacinas que nos entrega o Goberno de España, que son claramente insuficientes», dijo. Reiteró que Galicia cuenta con el 8 % de los mayores de 80 años del país, por lo que le debería corresponder ese porcentaje de vacunas.

Cuándo los dependientes

Lo que no se aclaró ayer es cuándo se inmunizará a los ancianos dependientes con problemas de movilidad que, obviamente, no se pueden acercar a los centros de salud. El delegado de la Xunta se desplazó al Virxe Peregrina para seguir el proceso de vacunación. Aunque se optó por este modelo de quince puntos de vacunación por operatividad logística, agilidad y para asegurar las condiciones de conservación de las dosis, Luis López pidió disculpas por los problemas que se puedan causar a personas con dificultades de movilidad. En los otros casos, dejó en el aire que «a vacina se achegará ao seu centro de saúde ou incluso ao seu domicilio».

El pasado jueves se inició desde el Hospital Provincial el llamamiento a esos 22.000 mayores de 80 años. Esas citas se hacen a través de llamadas telefónicas por parte de un equipo específico y después son los ambulatorios los que las confirman.

«Por fin, sí, estoy muy bien. Nunca tuve dudas, es muy importante vacunarse»

c. b./ s. g.

En San Roque estaban citados este primer día unos noventa mayores con apellidos a partir de la letra hache. Uno de ellos fue Ricardo Iglesias. Nacido en A Illa hace 82 años, vive en Vilagarcía desde hace 53 y se muestra animoso: «A ver se paramos o bicho». En la zona de analíticas de Virxe da Peregrina, en Pontevedra, entraban y salían los protagonistas de esta jornada. Uno de ellos, José Ramón Jiménez Cimadevila, Chicho, de 82 años, se mostraba feliz. «La gente es encantadora y es fantástico. Teníamos ganas de poder salir y tener algo más de seguridad. Vacunarse es imprescindible, ya no por mí, sino por los demás», subrayaba. Eduardo Jáudenes, de 91 años, se reía ante la expectación mediática. «Si suaviza la situación, sí. No es que no quisiera venir a vacunarme, igual había que esperar algo más», comentó. Casi todos acudían acompañados por familiares y algunos en sillas de ruedas. Angelina, de 89 años, que iba con hija, Ángeles Tilve, decía cómo se sentía tras recibir el pinchazo: «Por fin, sí. Estoy muy bien, me atendieron de maravilla. Estuvimos desde siempre con la precaución de ventilar la casa y todo, gracias a Dios en la familia no nos tocó a ninguno. Nunca tuve dudas, es muy importante vacunarse».

Coro Sánchez explicó que el centro de salud recibió unos listados cerrados elaborados por la Dirección Xeral de Saúde Pública y hay un equipo específico realizando los llamamientos. Al personal de cada ambulatorio le corresponde confirmar las citas con 24/48 horas de antelación. «Empezamos sobre las nueve la vacunación y llevamos toda la mañana en intervalos de 7-8 minutos para hacerlo con las máximas garantías de seguridad», apuntó la médica. En la primera jornada no se había producido, al menos hasta las doce, ningún problema, incidencia, ni efecto secundario.

Por su parte, Felisa García, coordinadora de enfermería y de vacunación, indicó que, en general, los mayores apenas tienen dudas. «Esta es una vacuna muy deseada y están ansiosos. La gente está agradecidísima y todo va bien, a pesar de que es mucho volumen y hay poco espacio», señaló.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Diez semanas para vacunar a los mayores de 80 años