Vilagarcía, A Illa y O Grove, cerca de bajar del nivel de riesgo extremo ante el covid

Antonio Garrido Viñas
antonio garrido VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

MONICA IRAGO

Cambados continúa estable, pero con 400 casos por cien mil habitantes

18 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las comarcas de O Salnés y el Baixo Ulla mantiene su tendencia a la baja en los datos del covid. Poco a poco, algunos municipios se van acercando a esa cifra de una incidencia a dos semanas de 250 casos por cien mil habitantes, que es la frontera que marca el riesgo extremo. No hay todavía ningún concello que haya bajado de ese umbral, pero sí que varios están ya cerca de conseguirlo.

Vilagarcía, que ayer tenía 122 casos activos (siete menos que el día anterior) está en una incidencia de 291, cuando hace solo 8 días estaba en 481. La bajada ha sido brutal y la tendencia, con todas las reservas, parece que se mantiene por lo que podría ser uno de los primeros en conseguir bajar de ese umbral. O Grove, que está en 263 positivos por cien mil habitantes a dos semanas, también parece haber entrado en una buena dinámica, puesto que hace diez días estaba en 422. A Illa es el tercer concello de la comarca de O Salnés que también presenta buenos números y ha pasado de estar en 508 el pasado día 9 de febrero a los 264 que notificó ayer el Sergas. En cualquier caso, conviene apuntar que al ser un municipio de menos de diez mil habitantes, la incidencia pude variar mucho con un pequeño baile de casos. Sucede también en Valga, que con 16 casos diagnosticados en las dos últimas semanas presenta una incidencia de 272. Ribadumia es el otro municipio de O Salnés que ya presenta un dato por debajo de 300 y está con 297.

En el bando opuesto aparecen Meis, que está en 689 y que ayer vio como el Sergas le notificaba que tenía dos casos activos menos para un total de 37. Meaño también supera en más doble la incidencia que marca la frontera del riesgo máximo, con 596, al igual que Catoira, que está en 510.