Los vilagarcianos TNT Band vuelcan en las redes «Carroñeras», el adelanto de su segundo trabajo

Serxio González Souto
s. gonzález VILAGARCÍA / LA VOZ VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

FRAN FERREIROS

Las inquietudes musicales de Iñaki, Manu, Carlos y Sergio han crecido

02 mar 2021 . Actualizado a las 19:34 h.

La suerte siempre está dispuesta a hacer de las suyas, y cualquiera puede acertar una vez en el centro de la diana. Lo complicado es volver a hacerlo. Cuando el artista regresa al lugar del crimen, hay que empezar a hablar de algo serio. Así que el hecho de que TNT Band reincidan con nocturnidad y alevosía, y estén preparando el lanzamiento de su segundo trabajo, significa, ni más ni menos, que esto es lo suyo, que tienen algo que decir y merece la pena ser escuchado.

El álbum que sigue a su primer zarpazo, aquel Parte Colectivo del 2018, se llama Compañero. La preventa ya está abierta en sus redes sociales para quien quiera recibirlo unos cuantos días antes, firmado y dedicado por los cuatro componentes de la banda, pero no se publicará hasta el 2 de abril. Lo cual tampoco quiere decir que no se pueda ir tanteando ya algo de lo que TNT prometen en esta segunda entrega. De hecho, hoy mismo lanzan un videoclip a través de las plataformas digitales que funcionará como adelanto del disco. 

Pronto se cumplirán seis años desde que unos chavales de Vilagarcía recién aterrizados en la ESO empuñaron guitarras, bajo y baquetas para hacer algo no muy común entre los adolescentes de este tiempo extraño: rock sin etiquetas. O con muchas etiquetas, mejor dicho, desde el metal al rap, pasando por el punk y el ska. Las inquietudes musicales de Iñaki, Manu, Carlos y Sergio han crecido y se han afinado desde entonces. Hasta el punto de que anuncian una apertura de cuarteto de cuerda, una pieza compuesta por ellos mismos que no han dudado en interpretar un grupo de músicos profesionales, buenos amigos de la banda.

El adelanto, en fin, se titula Carroñeras, y anticipa riffs trabajados, guitarras consistentes, líneas de bajo elaboradas, una batería implacable. Y, sobre todo, una reflexión lúcida y afilada sobre la podredumbre que corroe los cimientos sociales en forma de avaricia y egoísmo. Para todo lo demás, Omar Montes y compañía.