La ruleta de los asaltadores de garajes

Tres edificios fueron violentados por unos cacos que, una vez dentro, solo robaron un coche; los vecinos reclaman más presencia policial en Vilagarcía


vilagarcía / la voz

La Policía Nacional de Vilagarcía está investigando los robos registrados la noche del miércoles al jueves en varios garajes de la capital arousana. Al menos tres propietarios habían formalizado su denuncia ayer a mediodía, y otros iban a hacerlo por la tarde. Según explican desde la Comisaría de Policía, los amigos de lo ajeno actuaron en los aparcamientos privados de edificios situados en las calles de As Carolinas, Rodrigo de Mendoza y Arzobispo Lago. Violentaron las puertas de acceso, se colaron en el interior de los garajes -algunos de ellos de considerable tamaño- y entre todos los vehículos eligieron uno. Los desafortunados propietarios de los coches premiados se despertaron ayer con una de las ventanillas de sus vehículos rota, el interior de los turismos revuelto y, en algunos casos, echando en falta «cosas pequeñas», según dice la Policía Nacional: monedas, alguna prenda de ropa...

Las investigaciones para aclarar estos sucesos ya están en marcha. La policía científica ha recogido pruebas en los distintos garajes afectados por esta oleada de robos y han comenzado las pesquisas. Explican desde el departamento de prensa de la Policía Nacional que no es la primera vez que ocurre algo así: hace unos meses se produjo un incidente similar.

La reacción vecinal

A los vecinos de la calle Rodrigo de Mendoza no les ha cogido por sorpresa esta nueva oleada de robos. «Llevamos tiempo alertando de la falta de seguridad ciudadana en esta parte de la ciudad», explica el portavoz de la asociación vecinal Fonte da Coca, Óscar Rey. Según relata, hace meses que han alertado al Concello de Vilagarcía de la existencia de un foco de trapicheo de drogas en un inmueble abandonado existente en esa misma calle, «y de momento no se ha hecho nada para solucionarlo. Ahí se ve de todo».

Los vecinos aseguran que no hay presencia policial en las calles, y que eso trae como consecuencia que robos como los ocurridos esta misma semana no les sean algo ajeno. «Yo entiendo que no se puede tener un policía en cada esquina. Pero si no hay medios para que de vez en cuando se dejen ver a pie por la zona, por lo menos que se instalen cámaras de seguridad» que den ciertas garantías a los vecinos, explica Rey.

Según señala, comunidades de propietarios como la que él mismo preside han decidido ya tomar medidas por su cuenta, preocupados por la situación de inseguridad en la que dicen estar instalados. Por eso, se han reforzado las puertas de los garajes y «los bajantes de algunos edificios hemos tenido que sellarlos porque eran utilizados para dejar papelinas», explica.

«Nadie deja nada»

Que los ladrones hayan vuelto a actuar en algunos garajes de la calle Rodrigo de Mendoza y As Carolinas no es algo, pues, que sorprenda a los residentes en esa parte de la capital arousana. «Estamos en el centro de la ciudad, pero ya sabemos cómo es la situación. En los coches ya nadie deja nada porque sabemos a lo que nos exponemos», señalan desde la asociación Fonte da Coca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La ruleta de los asaltadores de garajes