La crisis del covid-19 le costó a las lonjas arousanas 6,5 millones

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

Martina Miser

Cambados ha sido el puerto que mejor ha superado el envite de la pandemia

12 ene 2021 . Actualizado a las 13:51 h.

Cuando en el mes de marzo el covid dejó de ser el nombre de un virus lejano para convertirse en una amenaza directa, el mundo se frenó en seco. Hasta el mar se paró, inmersos quienes de él viven en el pánico ante tan pequeño y fenomenal enemigo. Hubo momentos en los que todo, incluido el futuro, pareció darse por perdido. No fue así. El sector del marisqueo fue de los primeros en adentrarse en la nueva normalidad, con el trabajo racionado de tal manera que la almeja gallega defendiese su mercado, pero sin llegar a saturarlo. Y así se ha pasado el año del tanteo, baremando cada día cuánto pescar y cómo venderlo.

El 2020, con todas sus particularidades, se ha cerrado con un suspiro de alivio en las cofradías, que se temían un desenlace mucho peor. Unos datos mucho más sórdidos. El ejercicio terminó con 32,6 millones de euros facturados en las lonjas, seis millones y medio menos que en 2019. El batacazo, concluyen en todos los puertos, podría haber sido peor.

Carril

«A nosa lonxa non pechou nunca». De nuevo, la cofradía de Carril cerró el año 2020 con la facturación más elevada de toda la orilla sur de Arousa. Claro que esta vez las cuentas se quedaron en nueve millones de euros, uno menos que en 2019. El patrón mayor y presidente de los parquistas, José Luis Villanueva, destaca que la lonja de Carril fue la única «que non pechou en ningún momento, traballamos sempre e foinos ben porque houbo prezos moi bos», de ahí que el valor medio de la subasta pasase de 8,3 euros el kilo a 10,17. Teniendo todo eso en cuenta, Villanueva considera que la rebaja en los ingresos se ha debido no a los viveros, que según sostiene han mantenido el ritmo de siempre, sino a los otros dos sectores del pósito: raño y marisqueo a pie. Los rañeiros, dice, han tenido que hacer frente a un grave problema de depredadores. La agrupación de a pie, a la «mala xestión feita; pagaron este ano o que colleron de máis o pasado, cando sacaron cría. E pediron un cese de actividade que non estaba xustificado».