Eduardo Sabarís, contagiado: «Este dolor es como si te estuviesen estirando todas las articulaciones»

Hospitalizado desde hace días, el presidente de UPTA quiere crear conciencia sobre el covid


vilagarcía / la voz

«No es una simple gripe, no es ninguna tontería y me da la impresión de que mucha gente no se lo está tomando en serio». Este es el mensaje que Eduardo Abad Sabarís repite, con voz entrecortada por la falta de resuello, al otro lado del teléfono. El presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos lleva nueve días ingresado en el hospital Miguel Servet de Zaragoza, ciudad en la que reside desde hace diez años. Como tanta otra gente, el vilagarciano ha caído contagiado por el coronavirus. «Mi intención al hablar con vosotros -explica- es contribuir con mi grano de arena a concienciar a la gente sobre la gravedad de esta pandemia»

Con 48 años, deportista y sin patologías graves, Abad Sabarís no figura en ninguno de los grupos de riesgo. «Si eres relativamente joven y no estás enfermo, parece como si esto no fuese contigo, pero claro que va». Cada día, el presidente de UPTA viaja entre Zaragoza y Madrid. Toma todas las precauciones y alguna más. «Siempre mascarilla, constante lavado o desinfección de manos, evito los grupos de gente y si tengo que comer fuera lo hago en espacios exteriores y casi siempre solo». Ni siquiera la estricta observancia del manual de protección garantiza una seguridad al cien por cien, «imagínate si no guardas este tipo de medidas». Los síntomas empezaron hace unos once días. «Comencé a tener una fiebre muy alta y un dolor horrible, como si me estuviesen estirando todas las articulaciones». La cosa no mejoraba, así que acudió al médico. Unas placas desvelaron la existencia de un inicio de neumonía, así que no abandonó el hospital. «Es muy doloroso, mucho, y también muy duro desde el punto de vista psicológico, aislado, las horas parece que no pasan».

Al frente de una de las organizaciones de autónomos con mayor implantación en España, Sabarís colabora desde el inicio de la pandemia en la construcción de un escudo que permita a los trabajadores por cuenta propia sobrevivir a todo esto. «Como puedes imaginarte, soy perfectamente consciente de lo mucho que la economía de tantos autónomos y tantas pequeñas empresas está sufriendo, pero déjame decirte algo más: la economía es muy importante, pero la salud es lo primero. Sin salud no hay nada más, y, desde luego, sin salud no podremos salir ni de esta pandemia ni de ningún otro problema».

Para quienes abrazan un criterio liberal a ultranza en lo económico, y están dispuestos a mantener negocios y actividad funcionando a costa de arriesgarse a sacrificar a aquellos que se queden por el camino, Sabarís tiene una recomendación: «Deberían visitar la planta covid de cualquier hospital, porque se están equivocando totalmente».

«No somos unos apestados»

Junto a la falta de conciencia en este aspecto «de los poderes consagrados a la economía», el presidente de UPTA encuentra un segundo problema sangrante: «Esa especie de acoso social que se está produciendo hacia la gente contagiada o más expuesta a verse contagiada, como los profesionales que trabajan en los servicios sanitarios y en su entorno». «No somos apestados, no entiendo que se nos mire de medio lado, incluso que se oculten contagios en el mundo de la empresa como si esto fuese un estigma; no lo es, es una enfermedad que puede contagiar a cualquiera».

Lo fundamental ahora, concluye Sabarís, es cobrar conciencia a las puertas de unas Navidades que no pueden convertirse «en avalanchas hacia las terrazas y los centros comerciales». Y movilizar recursos hacia la sanidad pública. «Me he preocupado por informarme de cuánto puede costar un tratamiento como el que me han aplicado a mí, y estamos hablando de dos mil euros; cualquier esfuerzo va a ser poco para que nuestros servicios públicos puedan atender a la gente de la mejor forma que sea posible».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Eduardo Sabarís, contagiado: «Este dolor es como si te estuviesen estirando todas las articulaciones»