Ribadumia, Meis y Meaño tendrán desde hoy restricciones por el covid

Antonio Garrido Viñas
antonio garrido VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

M.MORALEJO

A Illa es ya la única localidad de la comarca de O Salnés que no está en el nivel 3

28 nov 2020 . Actualizado a las 20:26 h.

A Illa es ya, desde el hoy, el único concello de la comarca de O Salnés que no está en el nivel e de restricciones. Es decir que, en lo que respecta a la movilidad, los isleños vuelven a estar como antes de que se construyera el puente porque no podrán ir a sus localidades vecinas salvo por causas justificadas. Es A Illa el único porque desde hoy entran en ese alto nivel de restricciones Ribadumia, Meis y Meaño.

El conselleiro de Sanidade , Julio García Comesaña, anunció a media mañana de ayer el veredicto del comité clínico. La explicación a la medida llega por el crecimiento experimentado en el conjunto de la comarca, cuya incidencia ha pasado de 149 casos por cien mil habitantes a 163 en siete días, y de 275 a 313 casos por cien mil habitantes en los últimos 14 días.

La comarca de O Salnés tendrá por lo tanto a partir de hoy tres cierres perimetrales. Por un lado, el que forman Vilagarcía. Cambados y Vilanova; por otro el de Sanxenxo y O Grove, y este tercero que ahora componen Ribadumia, Meaño y Meis.

En las nuevas localidades que entran ahora en fase tres, por lo tanto, la hostelería tendrá que cerrar sus puertas y las reuniones están restringidas únicamente a los convivientes. De esa «almendra» que es como se ha denominado a los grupos de localidades integrados en el mismo cierre perimetral solamente podrán salir los meañeses, meisiños y ribadumienses por los siguientes motivos: asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales, empresariales, institucionales o legales; asistencia a centros universitarios, docentes y educativos, incluidas las escuelas de educación infantil; retorno al lugar de residencia habitual o familiar; asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables; desplazamiento a entidades financieras y de seguros o estaciones de repostaje en territorios limítrofes; actuaciones requeridas o urgentes ante los órganos públicos, judiciales o notariales; renovaciones de permisos y documentación oficial, así como otros trámites administrativos inaplazables; realización de exámenes o pruebas oficiales inaplazables; por causa de fuerza mayor o situación de necesidad; cualquier otra actividad de análoga naturaleza, debidamente acreditada.

En Ribadumia ya convocaron ayer la comisión de seguimiento y han preparado una serie de medidas. Entre ellas, la bonificación en los impuestos municipales a los hosteleros o la publicación de un teléfono de ayuda.

De esa caída al nivel tres sigue estando libre hasta el momento la localidad de Valga. Sigue libre pese a que en apenas cinco días su incidencia a catorce días se ha multiplicado por tres y supera ya los 700 casos por cien mil habitantes.

El área sanitaria Pontevedra O Salnés registraba ayer 1.200 casos activos

El área sanitaria registró ayer 1.200 casos activos. Una cifra que baja poco a poco debido a las altas epidemiológicas, 66 en las últimas 24 horas, pero que no detiene los contagios. Son, en concreto, 52 las nuevas infecciones. Del total de casos, hay 62 personas que necesitan atención hospitalaria, dos más que el jueves. Son 55 en planta de tres centros hospitalarios (46 en Montecelo, 4 en Quirónsalud y 5 en O Salnés, en Vilagarcía), mientras que hay siete pacientes graves que requieren seguimiento en la uci de Montecelo. El resto de personas con SARS-CoV-2, 1.138, tienen síntomas leves o son asintomáticos y permanecen en aislamiento en sus domicilios, bajo supervisión de personal de atención primaria. En las últimas 24 horas se han realizado 724 pruebas PCR para detectar posibles infecciones, para un total acumulado de 87.947. La buena noticia es que las personas infectadas que han superado la enfermedad sobrepasan ya las cuatro mil, son exactamente 4.004 las curadas. La cruz son las 51 víctimas mortales que deja la pandemia.

Brote en una residencia

La residencia de mayores Soremay, ubicada en la calle Pedro Sarmiento de Gamboa, en Pontevedra, tiene cinco casos positivos de coronavirus. Hasta ayer registraba uno, pero según el informe de Política Social, dos usuarios y dos trabajadores han dado positivo. Por tanto, ahora mismo la residencia tiene dos mayores afectados y tres empleados. No hay variación en el otro centro de la comarca, la residencia Pontevedra, que gestiona Caser Residencial en Vilaboa. Se mantienen los 40 afectados con covid, 29 usuarios y 11 trabajadores.