El ERTE sale adelante en Carsa con 135 votos a favor, 2 en blanco y 1 en contra entre la plantilla

El expediente comenzará a aplicarse en una semana, durará dos años y la empresa se compromete a no ejecutar más despidos mientras esté en vigor


vilagarcía / la voz

El conflicto desatado en Castro Carrocera S. A. (Carsa) deja heridas abiertas. Para empezar, un comité de empresa dividido y lo que pueda ocurrir con los cinco delegados que fueron elegidos como miembros de la CIG y conforman la representación mayoritaria de sus compañeros. De lo que no cabe duda, a la vista de los resultados de la votación de ayer, es de que la práctica totalidad de los trabajadores secundan el expediente de regulación temporal de empleo que había planteado la carrocera, en las condiciones pactadas durante la reunión del jueves, de la que se levantaron los delegados de Comisiones Obreras y el propio asesor de la CIG. Sometido al veredicto de la asamblea, 135 empleados respaldaron el documento, dos se manifestaron en blanco y solo uno lo hizo en contra.

Así las cosas, el ERTE comenzará a aplicarse el lunes, 30 de noviembre, para mantenerse en vigor hasta el 31 de diciembre del 2022. Los primeros contratos comenzarán a quedar en suspenso, por lo tanto, en cuestión de días, para acabar afectando, progresivamente, a toda la plantilla. Se reactivarán en la medida en la que vaya siendo necesario para cubrir los pedidos a los que la planta de Bamio tenga que hacer frente. El compromiso de los responsables de la factoría, que forma parte del grupo Castrosúa, es no recurrir a ningún despido más en el mismo período.

El punto que hizo saltar por los aires la unidad de acción sindical fue la situación en la que quedan los quince empleados indefinidos que fueron expulsados hace dos semanas, después de que la asamblea tumbase un primer preacuerdo con la empresa. Pasarán a formar parte de una bolsa de empleo junto a los 56 trabajadores eventuales que cesaron en octubre. Esta solución, duramente criticada por CC. OO., también ha sido respaldada por una mayoría aplastante. «O que fixemos foi cumprir a vontade da gran maioría dos compañeiros, que era a nosa obriga», señala el presidente del comité, Roberto Ferreira. Si pudo haber algún interés en no sacar adelante en su día el preacuerdo inicial, o su rechazo se debió a un mal cálculo, es cuestión en la que Ferreiras no entra, más allá de insistir en que la voluntad de los trabajadores se ha respetado con claridad.

Horas antes de la votación, la CIG aclaró que su asesor se retiró ante la división de opiniones en el comité, para dejar la solución en manos de la asamblea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El ERTE sale adelante en Carsa con 135 votos a favor, 2 en blanco y 1 en contra entre la plantilla