Adiós en dos meses a casi la mitad del empleo recuperado durante el verano

La comarca alcanza los 8.339 parados registrados, tras sumar 705 entre septiembre y octubre


vilagarcía / la voz

El mes de octubre y el mercado laboral nunca han mezclado bien en España. De hecho, el primero se ha convertido con el paso de las décadas en un signo de puntuación que cierra la alegría del verano, recordando lo mucho que por estos lares dependemos del tirón del turismo. También en la comarca de Arousa. Y este año no ha sido una excepción aunque, paradójicamente, la irrupción de la pandemia de covid-19 apuntase a lo contrario.

La Consellería de Emprego proporcionaba ayer el dato del paro registrado por municipios en octubre. Y los once concellos de la banda sur de la ría de Arousa sumaron 387 desempleados más, situando la última cifra oficial en 8.339 personas en busca activa de un puesto de trabajo. Esto es, un 4,87 % de incremento mensual.

En septiembre el aumento del número de desocupados había sido de 318, hasta los 7.952, poniendo fin entonces a cuatro meses de recuperación del mercado laboral en la comarca. Tras una tímida mejoría en mayo con 42 desempleados menos, coincidiendo con el inicio del proceso de desescalada con el que se abría el último tramo del primer estado de alarma; entre junio y agosto el tejido económico arousano había logrado absorber a 1.575 personas a la procura de un empleo. Se abría así el camino para doblegar la curva de la hemorragia laboral generada por el covid-19 la pasada primavera, que alcanzaba su pico al cierre de abril con 9.251 parados; 1.154 más que en febrero, el último mes libre de la pandemia.

El optimismo estival que se instaló en los gobiernos de toda Europa llevó a creer que, como el tercero, el cuarto trimestre del año mantendría el rebote de la actividad económica. Así las cosas, una vez descontada en septiembre la constante corrección estacional de la campaña turística, y adaptados ya al día a día de la nueva normalidad, ¿por qué no pensar en un octubre de empleo al alza?

Los castillos de naipes macroeconómicos se desmoronaron con el avance imparable de la segunda ola del covid-19. En el caso particular de Arousa, la implementación de restricciones a la movilidad y el sector servicios en varias de sus localidades, incluyendo Vilagarcía, no puede disociarse de ese aumento del 9,23 % del paro registrado en los dos últimos meses. Una tendencia que amenaza con ir a más tras las nuevas medidas aprobadas ayer por la Xunta y que pone en riesgo el avance en la lucha por doblegar otra curva. Y es que a pesar de lo apuntado, octubre cerró en la comarca con 924 desempleados más que en el mismo mes del año anterior. Mal dato, sí, pero esperanzador en comparación con los 1.400 del diferencial interanual reflejado en el mes de abril.

Finalizada la temporada estival y sin Festa do Marisco, el desempleo sube el 41,4 % en O Grove

Ni uno solo de los municipios del sur de Arousa se salvó en octubre de ver subir sus cifras de paro registrado. No obstante, el impacto ha sido muy desigual. Con localidades con incrementos moderados de entre el 1 y 3%, algunas hasta el punto de ofrecer todavía mejores datos que en agosto, caso de Cesures, con 218 desempleados en octubre frente a los 237 de dos meses atrás, y Valga con 385 por 389. Y en el polo opuesto, muy destacada, O Grove. Sin Festa do Marisco, suspendida por la pandemia, su paro subió en octubre un 16,47 %, de 777 a 905 personas en busca de trabajo. Un dato dramático al concatenarse con el crecimiento en 137 parados de septiembre tras el final de la temporada turística estival. 265 desempleados más, un +41,4 %, en dos meses, 253 del sector servicios.

El sector servicios y las mujeres encajan la mayor parte del golpe, del que escapan industria y construcción

Son 705 más los parados registrados en las oficinas públicas de empleo en el sur de Arousa al sumar los balances de los dos últimos meses. De ellos, 663 se encuadran en el sector servicios, que cerró octubre con 5.668 demandantes de empleo en Pontecesures, Valga, Catoira, Vilagarcía, Vilanova, A Illa, Cambados, O Grove, Meis, Meaño y Ribadumia. En agosto eran 5.005, lo que supone un incremento del 13,25 %.

Las crecientes restricciones en la zona, fundamentalmente a la hostelería y restauración, iniciadas a finales de septiembre en Vilagarcía aún nada más finalizada la temporada estival explican tan nefastos registros que, por desgracia, amenazan ser mucho peores en el mes que acaba de arrancar.

Si bien su cifra absoluta es muchísimo menor a la del sector servicios, la agricultura y pesca aparecen como las otras grandes damnificadas por la evolución del mercado laboral arousano en los dos últimos meses, con un incremento de parados del 16,83 %: 465 en octubre por los 398 de agosto.

Solo la construcción, 585 frente a 606 desempleados (-3,46 %), e industria, 1.044 por los 1.059 de agosto (-1,42 %) escapan tímidamente al ascenso del paro. Un fenómeno que vuelve a cebarse con las mujeres. De las 4.224 trabajadoras en busca de contrato en agosto se pasó a 4.737 en octubre (+12,1 %). La evolución entre los hombres fue de 3.410 a 3.602 (+5,6 %).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Adiós en dos meses a casi la mitad del empleo recuperado durante el verano