Trasladan a seis residentes del asilo cambadés tras dar positivo en covid

Dos han ingresado en el hospital do Salnés y cuatro en un centro de Vigo


cambados / la voz

El brote de covid-19 declarado en el asilo de Cambados se complica por momentos. Las pruebas realizadas a los residentes desvelaron que seis de los ancianos del centro estaban contagiados. Esos seis casos se suman a los cinco detectados entre el personal religioso que atiende a los mayores en estas dependencias.

Según explicó la alcaldesa de Cambados, Fátima Abal, los ancianos que han dado positivo han sido trasladados. La decisión de sacarlos del asilo responde, más que a cualquier otra cosa, a un problema de espacio: el edificio no dispone del necesario para poder aislar con todas las garantías a todos estos pacientes, cuyo estado de salud no revestiría, según le fue comunicado a la regidora, una especial gravedad. Abal insiste en esa idea al señalar que dos de los ancianos han sido derivados al hospital de O Salnés.

Según le transmitieron desde el propio centro, serían casos asintomáticos, en los que los historiales médicos y las patologías previas podrían provocar complicaciones que necesiten, cuanto antes, de una atención hospitalaria. El resto de los mayores, otros cuatro, han sido derivados a una residencia abierta por la Xunta en Vigo para alojar, precisamente, a los ancianos que vivan en residencias y que den positivo en covid.

Los seis nuevos casos del asilo han provocado que el Concello de Cambados se colocase ayer con 33 casos positivos y 77 personas en seguimiento. Uno de los casos detectados en las últimas horas afecta a un integrante de la plantilla de Exposalnés. Al conocerse este positivo, el Concello decidió cerrar la oficina de turismo y aislar a los profesionales que allí prestan servicio. También ha sido aislado el personal de la Mancomunidad. A unos y a otros se le han realizado PCR a través de la mutua del Concello, «para su tranquilidad»: los resultados, hasta ahora, han sido todos negativos, si bien la prueba definitiva deberá ser realizada por el Sergas.

La alcaldesa de Cambados se reconoce preocupada por la progresión de casos en su localidad, si bien es cierto que de los siete sumados en las últimas horas seis emanan, directamente, del asilo. Quien también observa con inquietud creciente el crecimiento de la curva covid es José Cacabelos. El regidor meco explicaba ayer que «de lunes a viernes, hemos pasado de seis a 18 casos; es muy preocupante». Según los datos facilitados por el concejal de Sanidade, Javier Caneda, la mayoría de los afectados en esta segunda ola son personas «de 30 a 65 anos; somos os adultos os que nos estamos relaxando no cumprimento das normas».

En localidades como Vilanova y Meis, las últimas horas han sido, si no de mejoría, si de cierta estabilidad. El municipio dirigido por Gonzalo Durán (PP) informaba este viernes de un nuevo caso positivo en la localidad, donde el cómputo de personas afectadas por el covid-19 está en 27. En el caso de Meis, el desesperante marcador de la pandemia habla del mismo número de positivos que en jornadas anteriores: once. En este ayuntamiento también hay 32 contactos en seguimiento.

Si seguimos analizando los datos de las últimas horas, encontarmos en Vilagarcía una buena noticia. En la capital arousana, que sigue siendo zona roja, estaban registrados 71 casos activos de covid-19, seis menos que durante la jornada del jueves.

Lejos de doblegar la curva, la comarca parece instalada en unos números preocupantes y las llamadas a la responsabilidad se repiten de pueblo en pueblo.

Castro pide calma: «Ribadumia está en alerta 3, pero fóra da residencia só hai sete casos»

Según los datos facilitados por la consellería de Política Social, la situación en la residencia de Domus Vi en Ribadumia parece haberse estabilizado: cinco trabajadores contagiados, diez ancianos positivos aislados en el propio centro, y otros diez derivados a otro establecimiento: seis a Povisa y cuatro a otra residencia habilitada por la Xunta en Vigo. «Según nos trasladan, a situación, dentro da gravidade, está controlada», afirmó ayer, en rueda de prensa, el alcalde David Castro. En todo caso, el brote ha provocado que Ribadumia haya pasado al nivel 3 de alerta. Y eso ha alarmado a muchos vecinos, a los que el alcalde David Castro (IP) se dirigió para «facer un chamamento á tranquilidade». «Estamos nunha situación complicada, pero non temos transmisión comunitaria en principio, posto que fóra da residencia mantemos sete caso, sendo un foco concentrado».

Castro quiso hacer su lectura de la denuncia formulada por una familia sobre su imposibilidad de saber, durante cerca de dos días, dónde estaba una familiar que, estando ingresada en el centro, fue trasladada a una residencia integrada de Vigo. La familia criticaba la actuación del alcalde, algo que Castro considera injusto ya que el Concello, dijo, «non recibiu ningunha chamada solicitando apoio neste tema, co cal é complicado que poidamos axudar». El regidor achaca esas críticas al hecho de que el matrimonio que puso cara a la queja «pertence á comisión executiva do PSOE», partido al que se dirigió, igual que a Somos, para reclamarle que dejen de crispar a la población. Por otro lado, desde el gobierno local sostienen que desde la Xunta sí se avisó a la familia del destino de la anciana, antes del jueves a las once de la mañana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Trasladan a seis residentes del asilo cambadés tras dar positivo en covid