La segunda ola covid pone en alerta a las residencias de O Salnés

r. estévez / c. barral VILAGARCÍA, PONTEVEDRA / LA VOZ

AROUSA

MONICA IRAGO

En DomusVi Ribadumia se han detectado dos casos entre los trabajadores

27 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Las residencias de ancianos son de esos espacios sensibles, en los que es necesario extremar todas las precauciones contra el covid. En O Salnés, estos centros lograron esquivar sin aspavientos la primera ola de la enfermedad. Pero la segunda parece haber hecho mella en las residencias. La semana pasada saltaba la alarma en la Divina Pastora, en Vilagarcía, al dar positivo un trabajador del centro. Afortunadamente todo quedó ahí: las pruebas practicadas al resto de la plantilla y a los residentes dieron negativo en covid-19.

El sábado, donde saltaban las alarmas era en Cambados, donde una de las monjas que atiende a los ancianos dio positivo. La mujer había salido de Galicia y a la vuelta se hizo una primera prueba en la que dio negativo. Se realizó una segunda días después, y ahí cambiaron las cosas. Tras su primer caso, han dado positivo dos hermanas más. Las tres están aisladas y se encuentran bien, según avanzó la alcaldesa de Cambados, la socialista Fátima Abal. En el asilo se está a la espera de los resultados de las PCR practicadas tanto a ancianos como a trabajadores. Los que han ido llegando han sido negativos, y de hecho «en el centro no hay nadie enfermo», según Fátima Abal.

También han saltado las alarmas en DomusVi, la residencia de Ribadumia, donde, según confirma la Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Política Social, han dado positivo dos trabajadores. Desde la residencia ribadumiense indicaban que durante toda la jornada se realizaron «cribados a raíz de los trabajadores positivos detectados el viernes y el sábado». El cribado, indican, «se está llevando a cabo para descartar más casos» en estas instalaciones. Según la empresa, «en la residencia la situación es de normalidad y no hay síntomas ni signos compatibles con covid-19».