Residentes y empleados de Divina Pastora están libres de coronavirus

Vilagarcía alcanza los 65 casos activos mientras el área sanitaria roza ya los 600


/ redacción / la voz

El argot futbolístico reserva una expresión para la sensación de alivio que se experimenta al superar sin daños una situación de riesgo inminente: tiro al poste. El jueves se desvelaba que uno de los miembros de la plantilla de la residencia de ancianos Divina Pastora, en Vilagarcía, había contraído el coronavirus, probablemente a través de un miembro de su círculo familiar. Era la segunda vez que la amenaza rondaba las instalaciones, después del falso positivo que se detectó en pleno confinamiento. Y, por segunda vez, el disparo ha acabado en el poste. El propio jueves por la noche, el Servizo Galego de Saúde (Sergas) confirmaba que ninguno de los cien usuarios del asilo ha sido infectado por el covid-19, tras comprobar los resultados de las pruebas PCR a los que todos ellos fueron sometidos. Ayer por la mañana llegaba el complemento imprescindible para respirar con cierta tranquilidad: tampoco el resto de los empleados del centro tienen rastro alguno de la temida enfermedad.

Que la residencia siga manteniéndose al margen de los contagios no quiere decir que en Vilagarcía las cosas hayan mejorado. No lo han hecho. Ayer, por noveno día consecutivo, la ciudad vio cómo crecía el número de sus casos activos. Son 65, tres más en las últimas 24 horas y ocho por encima de los 57 que llevaron al municipio al establecimiento de restricciones especiales a partir de la medianoche del 26 de septiembre. Mejores noticias llegan desde Cambados, donde la cifra de infecciones se sitúa en 16, dos menos que el día anterior. También desde Vilanova, uno de los concellos de O Salnés que más preocupan al comité consultivo que asesora a la Xunta, ya que su tasa de incidencia acumulada supera los promedios de Galicia tanto a tres como a siete y catorce días. El número de casos activos permanece sin variaciones. 

Otra mala jornada

En general, el de ayer fue otro mal día para el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés en cuanto a la incidencia del coronavirus. El informe del Servizo Galego de Saúde constata que se mantienen disparados los contagios, en la tercera jornada consecutiva con más de cincuenta nuevos. Son exactamente 59, para un total de 595 casos activos. De esos casi seiscientos infectados, 37 pacientes necesitan hospitalización. Treinta de ellos están ingresados en planta de dos centros (25 en Montecelo y cinco en O Salnés, en Vilagarcía) y los siete restantes están graves en la unidad de cuidados intensivos (uci) de Montecelo. Una unidad de críticos que tiene capacidad para diez enfermos, por lo que ya está previsto habilitar más camas uci en reanimación, dejando la unidad de corta estancia (uce) para graves no covid.

El resto de casos, 558, tienen síntomas leves o son asintomáticos, por ello están en aislamiento en sus domicilios bajo supervisión de personal de atención primaria y de Medicina Preventiva. Desde el inicio de la pandemia las personas curadas son 2.249, 28 más respecto al jueves. Las víctimas mortales son 27. La última, una mujer de sesenta años con patologías previas. 

El brote de oncología

La dirección del Chop mantuvo ayer una reunión informativa con el comité de seguridad y salud. Según fuentes sindicales, les confirmaron que el brote de oncología suma ya 27 contagiados (9 pacientes, 10 profesionales y 8 familiares) y que debido a este foco se está haciendo un cribado a todo el personal del Hospital Provincial: «Están valorando protocolos y nos han dado unas recomendaciones, pero siempre se culpa al profesional». El de oncología es el brote más grave y la investigación no está cerrada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Residentes y empleados de Divina Pastora están libres de coronavirus