La carretera de acceso al puente de A Illa estará cerrada varias semanas por obras

Los conductores deben desviarse por el vial de O Terrón, que empieza a saturarse


vilanova / la voz

Se avecinan días complicados en las carreteras de Vilanova. El acceso al puente de A Illa a través de la PO-307 permanece cortado desde ayer como consecuencia de unas obras de mejora del drenaje que se están ejecutando en la zona. El corte se produce a la altura de Cardalda -en las proximidades de la rotonda en la que la vía confluye con la carretera Vilagarcía-Cambados (PO-549)- y los trabajos tienen un plazo de ejecución de tres semanas, aunque la Consellería de Infraestruturas anuncia que prevé acortar estos tiempos porque se van a acelerar los trabajos durante los fines de semana.

Entre tanto, los conductores que salgan y entren en A Illa deberán utilizar itinerarios alternativos a través de PO-549 y la PO-306 (la vía que cruza O Terrón), y lo mismo tendrán que hacer los residentes o clientes de negocios ubicados al pie de la carretera del puente.

Las obras empezaron ayer por la mañana y las consecuencias en el tráfico ya eran visibles al mediodía. El desvío forzoso del tráfico está saturando no solo la carretera del puente de O Esteiro sino también las pistas secundarias de las parroquias de Caleiro y San Miguel.

Los conocedores del terreno buscan atajos por las vías secundarias y esto, en carreteras estrechas como las de A Pantrigueira o San Roque do Monte, empieza a pasar factura. Preocupa especialmente la incidencia que tendrá el paso del tráfico pesado que se dirige a A Illa -donde hay una gran actividad portuaria y empresas como conserveras y depuradoras- al cruzar por O Esteiro, donde está el principal acceso al casco urbano y se encuentran servicios como el auditorio.

Ayer por la mañana, ni el alcalde de Vilanova ni su homólogo de A Illa habían recibido comunicación oficial del inicio de estas obras. En todo caso, el vilanovés Gonzalo Durán se puso en contacto con responsables del departamento de Infraestruturas y, aunque no se aventura a dar plazos, anuncia que todo indica que estos serán bastante inferiores a las tres semanas que apuntan desde la consellería.

«Este peche da circulación, cos correspondentes desvíos, permitirá avanzar na actuación co obxectivo de mellorar a insuficiente capacidade de desaugadoiro da obra de drenaxe transversal situada no punto quilométrico 0+035 da estrada PO-307», según informa la Xunta.

El proyecto en marcha tiene un presupuesto de 35.000 euros y un plazo de ejecución de dos meses. Se retirarán los tubos de hormigón existentes y se sustituirán por otros de 800 milímetros, de mayor capacidad para evitar así las inundaciones en la zona.

Esta actuación complementa a la construcción de una senda peatonal y ciclista que se está ejecutando desde el verano en esta misma carretera, la PO-307, que, a su vez, conectará con otra senda que está pendiente de completar en la carretera general Vilagarcía-Cambados a su paso por San Miguel de Deiro.

Esta intervención redundará en una mejora notable de la seguridad vial en un tramo muy transitado que moviliza a muchos ciclistas que se dirigen a las playas de Vilanova y A Illa durante los meses de verano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La carretera de acceso al puente de A Illa estará cerrada varias semanas por obras