Tabletas digitales para no perder el contacto con los mayores en Baión

Una inversión de 4.000 euros y mucha voluntad hacen posible el proyecto


vilanova / la voz

La asociación O Castro de Baión vuelve a dar ejemplo. Desde una pequeña parroquia de Vilanova llegan a donde no lo hace la administración y cubren servicios de carácter social que, aunque a pequeñas dosis, contribuyen a hacerle la vida más fácil a mucha gente. En 2017 pusieron en marcha un proyecto con el fin de fomentar la interactuación y la convivencia entre los mayores de la parroquia mediante visitas domiciliarias y encuentros semanales. Aquella iniciativa fue posible gracias al programa de voluntariado que ha organizado O Castro, por el cual, de forma desinteresada, un grupo de vecinos dedican su tiempo y su buen hacer en atender a personas que se encuentran solas y precisan de ayuda o, simplemente, de una palabra amable y de un poco de conversación.

En marzo, con el confinamiento, hubo que interrumpirlo todo, pero en la asociación no se resignaron a echar por la borda el trabajo de años y pensaron cómo podrían mantener el contacto con los usuarios. La única vía la proporcionan las nuevas tecnologías, pero se encontraron con un problema: las personas de edad avanzada no están familiarizadas con el mundo digital ni todas tienen conexión a Internet. De modo que buscaron la forma de suplir estas carencias mediante el reparto de tabletas digitales y, de nuevo, la labor desinteresada, en este caso de la trabajadora social Ana Belén Moreno y de Antonio López. No obstante, hacen falta más voluntarios para la Unidade de Atención a Persoas Maiores y el presidente de O Castro, José Sabarís, aprovechó ayer la ocasión para hacer un llamamiento en este sentido.

Las tabletas ya están en las casas de tres abuelos de la parroquia y, tras unos días para familiarizarse con los aparatos, la previsión es que la semana próxima empiecen a explorar las aplicaciones y, así, empezar a hacer puzles, ejercicios de memoria, juegos y, en definitiva, trabajar las capacidades cognitivas que, según Ana Belén, se han visto afectadas durante la pandemia. Y no solo es una cuestión de mejorar sus habilidades. Internet les abre una ventana al mundo y les permite estar en contacto con otras personas, algo muy importante en este segmento de la población. Lo decía ayer el alcalde de Vilanova y médico, Gonzalo Durán. «La gente lleva encerrada seis meses y está habiendo muchas depresiones, es un problema médico y social muy gordo».

Apoyo municipal

Durán manifestó su total apoyo a la iniciativa de O Castro -«medios no faltarán», señaló-, no en vano encaja perfectamente con el proyecto de su gobierno de implantar un sistema de atención virtual en los servicios sociales municipales.

Entre tanto, en Baión van por delante gracias a su tesón y un importante esfuerzo económico para ellos: compraron nueve tabletas digitales y asumieron los gastos de conexión a Internet de los usuarios, lo cual supone un desembolso de alrededor de 4.000 euros. En el futuro esperan poder adquirir más material y llegar a más gente, sin olvidarse del colectivo de personas con discapacidad intelectual, preferentemente niños. Hasta que el covid-19 se coló en nuestras vidas, cada miércoles se organizaban sesiones musicales en Baión con la colaboración de la asociación Con Eles de Vilagarcía, pero aquellas salidas hubo que interrumpirlas. La música volverá a sonar, ahora a través de videoconferencias y gracias al material que distribuye la asociación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tabletas digitales para no perder el contacto con los mayores en Baión