Marisco, la fiesta con fama de inmune

Aunque la celebración de octubre ha sido cancelada, a O Grove aún llaman particulares y agencias de viaje interesándose por esa cita gastronómica


o grove / la voz

A través de sus redes sociales, el Concello de O Grove relanzaba ayer el cartel de la Festa do Marisco de este año. Sobre el colorido diseño lucía esta vez una banda blanca en la que se leía, en claras letras mayúsculas, un rotundo «cancelada». La madre de las fiestas gastronómicas ha caído, claro, víctima del covid-19. Pero parece que hay aún alguna agencia de viajes que no se ha enterado, o no se ha querido enterar, de que en la «nueva normalidad» no caben, de momento, ni las carpas, ni las multitudes. «Sabemos que hay agencias que siguen vendiendo la Festa do Marisco, y que incluso tienen fletados autobuses para el mes de octubre», recalcaba ayer el alcalde meco, el socialista Jose Cacabelos. Él estará encantado de que al pueblo lleguen turistas, «pero lo que no quiero es que vengan engañados, que piensen que se van a encontrar con la Festa do Marisco de todos los años».

Por esa razón, el Concello meco ha decidido ponerse en marcha para dejar claro en todos los balcones que tiene abiertos en las redes sociales que en O Grove hay mucho que ver, también en octubre, pero no carpas y multitudes. No este año. Aún así, la localidad sigue teniendo mucho que ofrecer durante el décimo mes de este aciago 2020. A la belleza del paisaje otoñal hay que sumar la rica gastronomía que seguirá sirviéndose en los restaurantes de la localidad. «Claro que la gente puede venir a O Grove, ¡ojalá que venga! Pero que lo haga sabiendo lo que hay: que podrán comer marisco excelente en nuestros restaurantes, pero que no van a tener las carpas de degustación de todos los años».

Y es que lo de todos los años está desterrado de la agenda por culpa del covid-19. El virus ha trastocado muchas cosas. «Y la Festa do Marisco, tal y como la conocíamos, no se puede celebrar, aunque parece que hay gente que piensa que es inmune a una situación de pandemia como la que vivimos».

Según explicó el alcalde, el próximo miércoles será convocado el Consello Local de Turismo, a fin de definir las acciones que se desarrollarán en el pueblo durante esos días en los que, por tradición, O Corgo tendría que verse convertido en un gran restaurante bajo carpa. No será así, pero parece que el atractivo de la localidad sigue funcionando, que la fiesta consigue mover gente incluso después de cancelada, así que será conveniente pensar un plan, ajustado a las exigencias de estos tiempos extraños, para tener algo que ofertar a los visitantes. El sector de la hostelería y de la hotelería, para el que esta celebración es fundamental, espera como agua de mayo los planteamientos que el gobierno local pueda hacer para minimizar el golpe que supondrá, sin duda, la cancelación de esta gran fiesta gastronómica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Marisco, la fiesta con fama de inmune