El Cortegada vuelve a jugar 200 días después

El octavo proyecto de Rubén Domínguez debuta esta noche con el Celta en Copa


VILAGARCÍA / lA VOZ

Al 7 de marzo toca remontarse para recordar el último partido disputado por el primer equipo de la Agrupación Deportiva Cortegada. Aquel 7 de marzo el conjunto vilagarciano sucumbía 86-79 en la cancha avilesina del ADBA. Una dura derrota que ponía sobre la mesa la amenaza del descenso, quedando con una única victoria de colchón sobre su rival asturiano, penúltimo en la clasificación del Grupo A de la Liga Femenina 2 a falta todavía de cinco jornadas para la conclusión del campeonato regular. Cuál habría sido el desenlace de haber podido llegar a término el torneo nunca lo sabremos. Lo que sí resulta un hecho es que cuando esta noche el Cortegada salte a la cancha del Pabellón Municipal de Fontecarmoa para medirse al Celta Zorka Recalvi en la primera jornada de la Copa Galicia Femenina 2020 habrá redondeado los 200 días sin jugar un encuentro. O lo que es lo mismo, la friolera de seis meses y tres semanas.

Sin público en las gradas

Una situación única a la que hoy, a partir de las 21 horas, se suma la extrañeza de regresar sin el calor del público. Porque si bien la normativa sanitaria de la Xunta de Galicia al respecto permite hoy disputar encuentros en recintos cerrados con hasta un máximo de 300 aficionados, la Fundación de Deportes de Vilagarcía, titular del Pabellón Municipal de Fontecarmoa, no autoriza todavía la presencia de espectadores en sus instalaciones.

Así las cosas, no es de extrañar que el primer objetivo del por octava temporada consecutiva entrenador del Cortegada en su primer partido desde el 7 de marzo sea «testar as sensacións individuais das xogadoras tras máis de seis meses sen xogar».

La larga hibernación del deporte, en general, y del baloncesto en particular ha mediatizado de hecho la planificación y desarrollo del trabajo de pretemporada del Cortegada desde su inicio el 20 de agosto, con sus dos jugadoras extranjeras completando el grupo el 3 de septiembre. «Deseñamos unha pretempada máis lenta», explicaba ayer Rubén Domínguez, «con moito coidado e traballo preventivo para evitar problemas físicos». Y solo «unha vez que máis ou menos conseguimos consolidar esa fase comezamos a centrarnos na parte técnica e táctica». Un salto cualitativo que el Cortegada dio la semana pasada.

Más allá de comprobar las sensaciones de sus jugadoras, el técnico del conjunto arousano quiere analizar también esta noche ante el Celta «como avanzamos» en la construcción del juego colectivo de su nueva plantilla y «o noso nivel de competitividade neste momento», a falta ya tan solo de once días para el inicio de la Liga, el 3 de octubre en el Pabellón Municipal de Fontecarmoa frente al Osés Construcción Ardoi navarro. Una plantilla, la vilagarciana, en la que sobresale el regreso de la gran capitana, Sara Gómez, tras su año de permiso por maternidad. Junto a ella en la dirección de juego estará Patricia Vicente, con Zeltia Presas y Míriam Domínguez (escoltas), Cristina Loureiro y Lorena (aleros), y María Centeno e Irene Montenegro (ala-pívots) repitiendo también en el equipo. La montenegrina Teodora Saric y la eslovaca Tereza Sedlakova son las dos caras nuevas, repartiéndose el rol de referentes en la pintura.

El Cortegada completará el sábado la fase de liguilla de la Copa Galicia en Pontevedra, jugando desde las 19.30 horas con el Arxil. El mejor de los tres se medirá el 12 de octubre al mejor del otro grupo, con el Baxi Ferrol, Maristas y Rosalía. El ganador disputará la final copera el 28 del próximo mes frente al Ensino.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Cortegada vuelve a jugar 200 días después