El Millón del euromillones repite parada en la administración de San Roque

Es la segunda ocasión en la que el premio de un millón de euros recala en el establecimiento de Carlos Cores


vilagarcía / la voz

Carlos Cores recibió la llamada el martes por la noche y no daba crédito a lo que estaba escuchando al otro lado del teléfono. El Millón del euromillones había vuelto a hacer parada en la administración que dirige en la rúa San Roque de Vilagarcía. No daban crédito ni él ni el empleado de Loterías del Estado que le llamó para informarle de tan agradable circunstancia. «Yo no conozco ninguna administración de lotería en la que haya sucedido algo similar, y él me dijo que era algo rarísimo», apunta el propio Carlos. Pero la suerte es así. A veces, muchas, esquiva, y otras insistente. Y en esta ocasión la diosa fortuna decidió repetir parada en Vilagarcía.

A media mañana de ayer desconocía Carlos quién podía ser el afortunado poseedor del boleto con el código DWM85613, y que se embolsará un millón de euros. Sí habían ido muchos clientes a consultar si el suyo era el premiado, aunque todavía no había aparecido. Al tratarse de un código, y no de una combinación, es más difícil que el poseedor se dé cuenta, a no ser que se haya enterado por la publicación del premio en los medios. La combinación ganadora, por cierto, fue la formada por los números 9, 35, 2, 41, 31. No hubo ganadores de la primera categoría, pero sí dos de la segunda, que se llevaron 261.831.02 euros cada uno.

La anterior oportunidad en la que El Millón del euromillones decidió que la rúa San Roque de Vilagarcía era el lugar idóneo para dejarse caer fue en noviembre del año 2018. Lo cierto es que últimamente la administración de lotería de Carlos Cores parece que está teniendo suerte. Al margen de esos dos premios importantes del euromillones, ya cayó alguno jugoso de la quiniela, pellizcos en las loterías de los jueves y lo sábados y nada menos que 300.000 euros en una bonoloto en noviembre del año pasado.

Una racha que ayuda a animar al personal para que se acerque a la administración en un año que también está siendo especialmente difícil para este sector. El termómetro suelen ser las ventas para la lotería de Navidad, y las cosas van muy despacio. Además de la incógnita que supone la presencia del covid-19, las asociaciones y los clubes se están encontrando con un problema a mayores: las reticencias de algunas entidades bancarias a abonar las participaciones que resulten premiadas y que, cuenta Carlos, ya ocasionó el año pasado más de un quebradero de cabeza.

No es el único. Este año, los boletos para la quiniela llegan sin los partidos y son las propias administraciones las que tienen que elaborar y fotocopiar una plantilla para repartir entre quienes quieran sellarlo. Toda una serie de contratiempos, aunque llamadas como la que recibió Carlos en la noche del martes ayuden a llevarlos con la moral ligeramente más elevada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Millón del euromillones repite parada en la administración de San Roque