La basura tecnológica convive en Pinar do Rei con los viejos muebles de madera

Entrañables televisores de válvulas, caducos ordenadores e incluso revólveres de metal herrumbroso se clasifican ya en las nuevas instalaciones del punto limpio


vilagarcía / la voz

Su denominación puede resultar un tanto pomposa, pero responde a una realidad palpable y creciente. La basura tecnológica se alimenta de los residuos eléctricos y electrónicos que la vida contemporánea va dejando atrás a una velocidad nunca antes vista. Los ordenadores que hace cinco años se anunciaban como maravillas del progreso informático alimentan hoy el almacén que el punto limpio de Pinar do Rei, en Vilagarcía, estrenó ayer. Junto a los discos duros, pantallas de una profundidad que no admitiría ni un chaval de ocho años, calculadoras de mesa, cintas de vídeo que ya no sirven para otra cosa que no sea ocupar espacio y despertar, quizás, la curiosidad de algún niño. Incluso un revolver oxidado y una señora televisión de válvulas, de aquellas que necesitaban media hora para calentarse e ir desplegando paulatinamente la luz que iluminaba los dos canales en riguroso blanco y negro habitan la estructura que ayer visitaron el diputado provincial Carlos López Font y los concejales socialistas Lino Mouriño y Luz Abalo. La inversión ejecutada supera los cien mil euros.

Fue Font quien se encargó de subrayar el compromiso «ejemplar» de Vilagarcía con los planes de reciclaje y gestión ambiental que la Diputación procura poner en marcha. «Como no seu momento explicou a presidenta Carmela Silva, todo o que ten que ver co proceso de transición ecolóxica forma parte da nosa actuación de goberno», apuntó el diputado, destacando que el volumen de residuos tecnológicos se ha incrementado un 21 % a lo largo del último año. El horizonte del 2030 apunta a que llegará a duplicarse. Este nuevo almacén para electrodomésticos complementa el punto de recogida de pequeños aparatos que los viernes funciona en los bajos del auditorio municipal dentro del programa Tropa Verde. Permite una mejor clasificación de esta amplísima categoría de desperdicios, en la que tanto entra el cargador de un móvil como el teclado mecánico que se ha quedado obsoleto o los disquetes con los que nadie sabe ya qué hacer.

La creación de esta estructura de 245 metros cuadrados se hace realidad gracias al proyecto Estratexia Sostible Transfronteiriza para a Xestión dos Residuos de Aparellos Eléctricos e Electrónicos, que tiene por finalidad impulsar en el espacio transfronterizo Galicia-Norte de Portugal la gestión de esta clase de material.

Claro que no solo son cables y circuitos los que se amontonan en Pinar do Rei para su reciclaje y gestión a través de empresas especializadas. Según Mouriño, uno de los grandes problemas a los que está dando salida el punto limpio son los muebles viejos de madera que Finsa se encarga de procesar a razón de dos contenedores por quincena. Es más, superado el abandono de voluminosos que caracterizó buena parte del confinamiento, el servicio de recogida de muebles, colchones y trastos ha duplicado su volumen de trabajo con respecto al año pasado. También son basura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La basura tecnológica convive en Pinar do Rei con los viejos muebles de madera