El piragüismo pontevedrés se gana un vuelo chárter a la Copa del Mundo

Jácome y Otero (C2 500) y David Barreiro (C1 1.000) elevan a 8 los billetes de palistas de la provincia a Szeged, los mismos con los que contará Galicia


El embalse pontevedrés de Verducido despedía ayer al mediodía la primera y única cita de ámbito estatal de piragüismo del 2020. El control selectivo con el que la Real Federación Española (RFEP) cribó a sus representantes en la que también será la única competición internacional de la modalidad de esprint en el año 1 del covid-19. Y la flota de la provincia de Pontevedra consiguió para el deporte de la pala gallega la totalidad de sus ocho plazas conquistadas en la pugna por los pasajes hispanos para la Copa del Mundo de Szeged, Hungría, que si la cosa no sigue torciéndose, se disputará del 24 al 27 de este mes.

Ayer, en la tercera y última jornada del selectivo, con el viento y una importante ola convertidos por momentos en un factor diferencial, la representación pontevedresa logró doblar las cuatro plazas gallegas para Szeged amarradas los dos días anteriores. Con el canoísta cangués del Breogán do Grove David Barreiro Hermelo abriendo el programa a las nueve de la mañana alzándose con el pasaporte del C1 1.000 -final directa, con ocho aspirantes- con un tiempo de 3.56,101, 1 segundo y 387 milésimas menos que el palista del E.P. Aranjuez, segundo en 3.57,488. El madrileño Noel Domínguez, compañero de club de Barreiro, finalizó tercero en 3.58,163. Adrián Sieiro (C.P. Poio) completó la final de la canoa individual en 5.24,915; con la satisfacción de haber conseguido el viernes en la primera final del control su objetivo principal, disputar la Copa del Mundo en el C2 1.000. Ganando la correspondiente final -directa, con cuatro barcos- sin su habitual compañero y pareja el año pasado en el C2 1.000 titular de la selección española, el también poiense Sergio Vallejo, sustituido en esta ocasión por una lesión por el andaluz del Rodeira de Cangas Cayetano García de la Borbolla. Barreiro y Domínguez fueron terceros y el dúo Pablo Graña (Rodeira) y Manuel Fontán (Náutico O Muíño) últimos.

A las nueve y media Antía Jácome Couto y Antía Otero Santiago siguieron la senda del triunfal Barreiro. La pareja del Escuela de Piragüismo Ciudad de Pontevedra ganó la final del C2 500 -directa, con cinco canoas-. Lo hizo con suficiencia, en 2.01,206, con tiempo para saborear el éxito viendo a Patricia Coco y María Corbera (C.D. Cisne) entrar a más de 3 segundos (2.04,388) justo tras ellas. María de la Peña y Julia Espinosa (Ciudad de Pontevedra) y María Pérez y Carmen Chaves (Náutico O Muíño) acabaron cuartas y quintas, respectivamente. Jácome redondeó así su participación en Verducido, tras hacerse el día anterior con uno de los dos billetes del C1 200, uno de los contados barcos con dos plazas en juego para Szeged.

Los tudenses Lara Feijoo (K1 200) y Roi Rodríguez (K1 1.000 y K1 y K2 500, en este último caso con su compañero de club catalán Albert Martí) completan la lista de gallegos y pontevedreses clasificados para la Copa del Mundo.

Un proceso de migrañas aparta a Natalia García

Integrante del equipo nacional femenino de kayak, la grovense Natalia García partía como una de las más firmes bazas pontevedresas a plaza en Szeged, inscrita en las pruebas olímpicas de K1 200 y 500 y K2 500. En este, formando pareja con Begoña Lazcano. La vasca ganó ayer el billete en el K2 500 con la catalana Laia Pelach, ante la baja de última hora de García por un proceso de migrañas. Por su parte, el meisino del Naval de Pontevedra Iago Monteagudo acabó quinto en el K1 500 y sexto en el 1.000.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El piragüismo pontevedrés se gana un vuelo chárter a la Copa del Mundo