La ciencia constata el mayor avistamiento de grandes cetáceos en las Rías Baixas

Pablo Penedo Vázquez
pablo penedo VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

BDRI

El equipo del BDRI capta a 9 ballenas azules y 20 rorcuales comiendo juntos

06 sep 2020 . Actualizado a las 13:42 h.

Las 18 horas de navegación ininterrumpida metidas el jueves entre pecho y espalda por los integrantes del equipo del BDRI, el instituto de investigación de la biodiversidad marina con base en O Grove, han regalado al grupo internacional del gallego Bruno Díaz una experiencia sin igual y de un valor científico impagable. A eso de las nueve de la mañana, unas tres horas después de zarpar del puerto arousano, se toparon con una estampa única. En un punto entre las Ons y las Cíes, nueve ballenas azules y veinte rorcuales comunes, razas hermanas y las especies marinas más grandes de la Tierra, se concentraban ante un banco de krill del que se alimentaban en grupo, prácticamente a nivel de la superficie y a muy escasa distancia del litoral; por momentos, a tan solo 2 millas. Era el inicio a diez horas de seguimiento costa arriba hasta alcanzar Corrubedo a la que, informan desde el BDRI, resulta «la mayor concentración de ballenas azules y rorcuales comunes en las Rías Baixas de la que existe constancia a nivel nacional». Y, usando lenguaje deportivo, por goleada.

Bruno Díaz, biólogo director del BDRI, señalaba un día después por teléfono desde el mar y todavía visiblemente emocionado, que «neste ano xa viramos ata 14 rorcuales xuntos, pero baleas azuis, o máximo foran dúas». Neste caso «estaban alimentándose concentrados, e isto é pouco común».

El científico gallego lleva estudiando el progresivo regreso de grandes cetáceos a la comunidad desde que en el 2017 se constatase el primer avistamiento de una ballena azul en sus aguas tras el abandono de su caza en 1985. Un trabajo que desde este año continúa en el proyecto Balaenatur, fruto de la colaboración del BDRI y el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, dedicado a estudiar la distribución de los grandes cetáceos en las costas gallegas. Con este bagaje, resulta elocuente que Díaz declare que «con esta xornada -por la del jueves- teremos máis datos nun día ca en 3 anos. Vai ser unha xornada moi valiosa para -el trabajo de- a conservación desta especie».