El anciano cojo de Vilanova que llegó a Miami después de 15 siglos bajo tierra

La zona sur del castro de Cálago, situado en el municipio arousano, alberga enterramientos humanos fechados entre los siglos V y VI d. C. bajo el rito cristiano

s. g.
Vilanova / la voz

Desde hace tres meses, los vecinos de Vilanova esperan conocer el sexo, la edad y demás datos identificativos acerca de los restos óseos hallados en la excavación arqueológica de Cálago, a cuyo propietario Gonzalo Durán, alcalde del municipio, no dudó en bautizar como Ventura.

Este descubrimiento vino motivado por el hallazgo anterior de un vecino de la zona, que encontró unos restos óseos en la zona sur del Castro, un área que no se pensaba estudiar ya que, hasta ese momento, nada parecía indicar que se pudiesen encontrar enterramientos en dicha área. «Nese espazo, onde foron atopados os restos óseos, había un cuncheiro, unha fosa ou concavidade utilizada como vertedoiro. Ese cuncheiro aparece roto pola presenza dunha tumba que, tapada con esa terra chea de restos de cuncha, permitiu conservar os osos», explicaba Mario César Vila, arqueólogo responsable de las excavaciones.

Los huesos conservados, extremidades inferiores, restos de las manos y de la pelvis, fueron enviados para analizar a Miami «debido á rapidez dos procesos que empregan», explicaba César. Ahora, la investigación determina que esos huesos fueron enterrados bajo el rito cristiano, con las manos apoyadas en la pelvis, y que pertenecen a la mitad del siglo V o principios del VI d .C.

No se pudo averiguar el sexo del individuo debido al mal estado de conservación de algunos huesos necesarios para determinarlo. Lo que sí se pudo saber es que el sujeto tendría unos cincuenta años -lo que según César Vila lo convertiría en un hombre anciano para la época-, era cojo, tenía varices y una dieta basada en el consumo de marisco.

Las averiguaciones permiten hablar al arqueólogo jefe Mario César Vila de que «nesta zona sur existe unha necrópole e esta ten que estar asociada a algo. Non se enterra os seres humanos por motivos inxustificados nun lugar, por algunha razón tiveron que enterralo aquí».

Unos datos que Alicia Padín, técnica de patrimonio, completa: «Grazas a estes achados sabemos que había habitabilidade en época paleocristiá e sueva, e fáltanos cubrir un pouco máis ata chegar ao século XII, na época románica, na que xa sabemos que había un mosteiro», y continúa: «Non hai que esquecer que un dos mosteiros que supostamente fundou San Frutuoso no século VII podería ser o de Cálago, ao atopar agora probas dun asentamento cristián previo» explica.

Unos lazos que Gonzalo Durán no va a dudar en explotar a nivel turístico, como él mismo anunció: «Queremos sacar un rendimiento, demostrar la relación entre el castro de Cálago, el Camino de Santiago y la ruta Traslatio, potenciar nuestro turismo y nuestra cultura local».

Y es que el alcalde de la localidad quiere impulsar la relación entre Santiago y Vilanova a toda costa: «Están apareciendo restos que casan perfectamente con los escritos históricos, refrendan y aumentan lo que ya sabíamos. Según la tradición cristiana, pasó por la ría de Arousa el cuerpo del apóstol, y ya había una localidad, Cálago, que llevaba cuatro siglos viva, con gente asentada en este pueblo, a donde llegaban barcos por la rutas comerciales de la época», explica el regidor.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

El anciano cojo de Vilanova que llegó a Miami después de 15 siglos bajo tierra