vilanova / la voz

Es sano y sabroso. Tiene un color tan intenso, como intenso es su sabor a mar. El mejillón es una de las estrellas de la ría, una joya que bien se merece tener, en cada puerto, una fiesta de exaltación. En Vilanova andan estos días en ello. La celebración ha tenido que cambiar de cara por culpa de la situación sanitaria; las carpas han sido desbancadas por los locales de hostelería, que están ofreciendo una gran variedad de tapas de ese bivalvo de las mil recetas. Aunque para la mayoría de los establecimientos, el mejillón es un fijo en su carta de verano. La razón es simple y llana. «Los turistas se pirran por el mejillón».

La frase la pronuncian en varios locales de Vilanova. «Nadie es profeta en su tierra. Y eso le pasa, un poco, al mejillón. Durante el verano yo no paro de venderlo, hay días que tengo que ir hasta en varias ocasiones a la depuradora para reponer. A la gente que viene de fuera le encanta, porque es un producto muy bueno. Pero en invierno pueden pasar días sin que nadie me lo pida», asegura Diego Reigosa desde el bar O Timón. Su local está en el muelle. «Nuestro mejillón llega a Madrid y a todos lados. Pero los clientes que vienen de fuera siempre lo dicen, no sabe igual en Madrid que aquí». La proximidad del mar que lo arrulla parece insuflar más sabor a un bivalvo que está entrando en su mejor época.

El día central

Al vapor, en vinagreta, en empanada, escabechado, mejillón tigre... Las recetas son infinitas. Y hoy muchas de ellas estarán disponibles en los locales de Vilanova, muchos de los cuales han reservado para esta jornada sus propuestas más resultonas. No es de extrañar: este domingo es el día central de la fiesta, con entrega de insignias incluida. Y es que, desde hace años, el Concello aprovecha la celebración gastronómica para reconocer el trabajo sin descanso de personas de los sectores más diversos.

Este año, no podría ser de otra forma, los premios están relacionados con el covid-19, o más concretamente con la lucha contra el virus y contra todo el daño que ha causado. Y en ese sentido, el gobierno que encabeza el popular Gonzalo Durán ha querido entregar sus insignias a Ricardo Pérez Mougán, Ricki, el responsable de Protección Civil de Vilanova; a José Luis Maquieira, el jefe de la policía local; y a Jesús Vázquez Almuíña, conselleiro de Sanidade. La cita con todos los galardonados será a la una de la tarde en la Casa do Cuadrante, la casa natal de Valle-Inclán, el padre del esperpento.

Bateas: un sector alrededor del que se genera una gran cadena de actividad económica

El mejillón es mucho más que un magnífico plato. Es la base sobre la que se ha construido, en las rías gallegas, toda una economía. La producción de este bivalvo alimenta a toda una serie de empresas que viven de darle servicio a los bateeiros. Una de ellas es Dragados Osmar, una firma que desde el año 2010 se dedica a realizar trabajo de mantenimiento de mejilloneras en el mar.

«Ahora se repara más que antes en el mar. La vida media de una batea suele rondar los treinta años, pero con un buen mantenimiento se puede alargar diez más», explican desde la compañía, que en estos momentos está en plena efervescencia. «En verano, todo el mundo quiere poner a punto la mejillonera para el invierno», así que se suceden los encargos para cambiar vigas, revisar cadenas, ajustar flotadores...

Dragados Osmar trabaja en las cuatro rías en las que hay polígonos: Vigo, Pontevedra, Arousa y Muros-Noia. Disponen, para ello, de dos embarcaciones y toda la experiencia atesorada. Non son los únicos que viven de dar servicio a un sector estratégico como es el del mejillón. Astilleros, empresas de fabricación de redes y todos los elementos necesarios para el laboreo en la batea completan este complejo escenario.

El atractivo irresistible de las rebajas se hace fuerte en Vilanova

sara dorado/ r.e.

Solo a primera hora de la tarde se nota un ligero vacío en el recinto de la feria de oportunidades; pero en cuanto el sol se aplaca, las ventas retoman su ritmo

Aseguran bajo las jaimas que dan forma a la feria de oportunidades de Vilanova que solo a primera hora de la tarde, cuando el calor se hace irresistible, se nota un ligero bajón en el recinto. Pero a partir de las siete, cuando el sol empieza a bajar, los clientes vuelven a asomar por el lugar. Tienen buenos motivos para hacerlo. «Tenemos descuentos de hasta el 80%, porque las tiendas quieren dar salida al stock de los meses de parón por el covid-19», aseguraran miembros de la organización de este certamen. Una oportunidad de oro para vestirse de pies a cabeza -a nosotros, incluso a nuestras casas- gastando lo justo. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Los turistas se pirran por el mejillón»