Vilagarcía estrena el formato de los grandes festivales confinados en directo

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA

AROUSA

Omar Oubiña

León Benavente firmó anoche la primera sesión del Atlantic en Butaca

30 jul 2020 . Actualizado a las 11:17 h.

Debería haber sido en la playa de A Concha. Con los pies en la arena y los perfiles danzantes recortados contra un mar centelleante. O contra un cielo anaranjado. La música sonaría y la magia del Atlantic Fest se estrenaría en Vilagarcía. Pero llegó el covid-19 y amenazó con apagar la música estival. Todo podría haberse ido al garete, pero el temperamento artístico de quienes están detrás del Atlantic Fest se rebeló. Y así nació el Atlantic en Butaca, un formato de grandes conciertos confinados, con mascarilla y distancia de seguridad. Arrancó en la capital del mar arousano, con el público enmascarado, con las manos limpias con gel, y con el aforo del auditorio a la mitad. Sobre el escenario, León Benavente, un grupo con la personalidad suficiente para enfrentarse a la mitad de las butacas vaciadas por la pandemia. Durante el día, se habían imbuido sus integrantes del espíritu de la ría: visitaron la isla de Cortegada y en un afamado restaurante de Carril vieron cómo se preparan las almejas a la marinera.

El público los vio aparecer en el escenario con la inquietud de quien no sabe qué le espera. «A la banda ya la conocemos, pero la última vez que los vimos se podía saltar... A ver cómo sale esto», comentaban a la entrada algunos de los seguidores de León Benavente. El grupo les quiso hacer fácil el tránsito a la nueva normalidad festivalera. Y arrancó el concierto con Siempre hacia adelante, su piano y sus versos de esperanza: «Si falla el motor que nos mueve, no te sueltes. Como el sol, te haré brillar». Luego llegaría la potencia: con la segunda canción desapareció el piano, desapareció el taburete, brillaron las luces y en las filas de atrás la gente comenzó a levantarse. Con la mascarilla, eso sí: agentes de seguridad vigilaban que nadie intentase zafarse de ella en una noche ardiente.