Un acuerdo a tres bandas pone fin por escrito a la guerra del mercadillo de Vilagarcía

Ravella, placeros y ambulantes fijan las condiciones en las que los puestos se desplegarán tras la moratoria que llegará a octubre


vilagarcía / la voz

El ambiente estival comienza a atemperarse en Vilagarcía. Pese a la virulencia que llegó a alcanzar el conflicto, con caceroladas incluidas, el futuro del mercadillo de la capital arousana se plasmó este jueves por escrito, devolviendo las aguas a su cauce. La cosa quedó prácticamente hecha el miércoles, tras la reunión que el equipo de Alberto Varela mantuvo con los representantes de los ambulantes. Pero faltaba una reflexión final por todas las partes concernidas, incluida la asociación de placeros, que concluyó con la firma de un acuerdo en el que la concejala Alba Briones representa al Concello, y Juan Carlos López, María de los Ángeles Ruibal y Leonardo José Silva, a los comerciantes de la plaza y a los vendedores ambulantes, respectivamente. Hasta el 30 de septiembre, los puestos de Alexandre Bóveda seguirán en su sitio.

Transcurrida la moratoria estival, aquellos puestos que impidan la circulación rodada serán trasladados. La localización del mercadillo a partir del sábado, 3 de octubre, se desplegará por la calle García Caamaño, al lado de la plaza de abastos, el primer tramo de Vista Alegre, Alexandre Bóveda (una sola fila que se orientará hacia la plaza), Arcebispo Lago hasta la calle Brandariz, la calle O Castro en sus lados más largos, la plaza Doutor Carús y la avenida de A Mariña.

El cambio de ubicación respetará el tamaño y el número de los puestos que actualmente disponen de autorización municipal, y se tendrá en cuenta tanto su antigüedad como el hecho de que acudan a Vilagarcía todo el año.

El Concello, por su parte, cortará el tráfico en Alexandre Bóveda en el carril más próximo a esa línea única de puestos de ambulantes para facilitar las tareas de montaje y desmontaje. Dicho corte se efectuará los martes y los sábados entre las 7 y las 9 horas, y de 13.30 a 15 horas.

Por cuenta de Ravella correrán las obras de elevación y ampliación de los pasos de peatones en Alexandre Bóveda, así como en los cruces con Arcebispo Lago y la plaza Doutor Carús. Las aceras se ampliarán y las plazas de aparcamiento serán elevadas, con el objetivo de dotar de mayor seguridad a los puestos durante los días de mercado, así como para facilitar el tránsito de los clientes de la plaza de abastos y los peatones. Por último, si por circunstancias de salud pública o seguridad vial se desaconsejase finalmente la convivencia entre el mercado y el tráfico, la solución sería abordada de nuevo entre las tres partes, siempre en el entorno de la plaza de abastos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un acuerdo a tres bandas pone fin por escrito a la guerra del mercadillo de Vilagarcía