Ravella defiende el nuevo mercadillo, pero se reunirá con los ambulantes

El gobierno local convoca a los responsables de los puestos de Alexandre Bóveda


vilagarcía / la voz

La remodelación del mercadillo de Vilagarcía no obedece a ningún capricho, sino «ás normas de prevención fronte ao covid e á necesidade de compatibilizalas coa mobilidade das persoas e do tráfico, así como cos intereses dos comerciantes da praza de abastos e dos propios ambulantes». Este es el mensaje que reitera el gobierno local de Vilagarcía en vísperas de la primera jornada en la que los puestos se desplegarán tras las protestas desatadas el sábado. Esta serie de motivos, añade Ravella, atañen también a la calle Alexandre Bóveda, que discurre frente a la plaza y motiva buena parte del descontento de los vendedores que deben instalarse en ella, a la vista de que, a diferencia de lo que sucedía antes del estado de alarma, convivirán a partir de ahora con el tráfico motorizado.

Hoy, de momento, el mercadillo se instalará siguiendo las instrucciones de la remodelación. Pero una cosa es que el equipo de Alberto Varela defienda los cambios introducidos, y otra distinta que no esté dispuesto a escuchar lo que los ambulantes tienen que decir. Por ello, los responsables municipales han convocado a los ambulantes de Alexandre Bóveda a una reunión que tiene lugar hoy, a las doce y media, con el evento comercial en marcha.

El gobierno local subraya que esta reordenación no ha sido precisamente fácil. Entre otras cuestiones, por la necesidad de recolocar a un importante número de puestos. Recuerda, en este sentido, que en Vilagarcía se dan cita alrededor de 230 ambulantes dos veces por semana. A este factor se le añaden las limitaciones impuestas por la pandemia, «a propia fisionomía da cidade e os intereses tanto dos praceiros, que non queren que o mercado se afaste da praza de abastos, como dos propios ambulantes e do resto de colectivos afectados, como hostaleiros e outros comerciantes da vila».

Ravella insiste en que este diseño obedece a una decisión meditada y analizada a la luz de diferentes perspectivas. Con eso y con todo, el Concello está abierto a negociar alguna alternativa con el colectivo, que en cualquier caso deberá supeditarse «sempre ao interese xeral dos vilagarciáns». Y aprovecha la ocasión para agradecer públicamente al resto de ambulantes la colaboración que han demostrado.

 

 

Zona Aberta apoya la decisión de abrir la calle al tráfico en las jornadas de martes y sábado

Además de detractores, la forma en la que el mercadillo ha sido remodelado goza también de partidarios. Al menos, en algunos de sus puntos más polémicos. Es el caso de la apertura al tráfico de la calle Alexandre Bóveda, de tal forma que a partir de ahora los vehículos convivirán con la presencia de una hilera de puestos. «Nosotros no entramos en la distribución de los vendedores ambulantes, porque esa es una cuestión que compete al Concello y al propio colectivo, pero sí veníamos demandando que la circulación no se interrumpiese los martes y los sábados, porque no hay otra alternativa para el paso de los automóviles por el centro de Vilagarcía», indica Rocío Louzán, la presidenta de la asociación de comerciantes Zona Aberta.

Louzán recuerda que, en demasiadas ocasiones, la celebración del mercadillo derivaba en que Alexandre Bóveda no recuperase su estado habitual hasta las seis de la tarde, «algo que no se podía asumir». La portavoz del comercio vilagarciano insiste, además, en algo sobre lo que también llaman la atención los hosteleros de la zona: la escasa limpieza que el evento deja atrás. «Aunque es cierto que tenía que reducir la terraza a la mitad, a mí no me molestaba tanto la presencia de los puestos como la suciedad que quedaba por aquí, eso sí que era un problema», señala el propietario de un bar.

Zona Aberta apunta una última razón para mantener la calle abierta al tráfico rodado: «Con Arcebispo Lago y Conde Vallellano peatonalizadas, Alexandre Bóveda se ha convertido en una vía fundamental, en la única posibilidad para cruzar el centro; no puede estar cerrada dos días».

El PP considera que la remodelación es peor y genera riesgo

El Partido Popular de Vilagarcía anunció la gestión de una reunión urgente, para ayer por la tarde, con los ambulantes. La formación conservadora considera que la remodelación «es improvisada, genera riesgos y empeora la situación anterior». En este sentido, muestra su respaldo al colectivo ante lo que considera «un varapalo» añadido al confinamiento, así como a todos los usuarios «indignados» con los cambios introducidos por Ravella. En su opinión, los socialistas «no cuentan con nadie e imponen medidas sin medir nunca sus consecuencias».

En Común urge al gobierno local a que rectifique

«Escoiten os comerciantes e arraxen esta tolemia». Con esta expresiva frase se dirigió ayer Vilagarcía en Común al gobierno socialista de la ciudad. La convivencia de puestos y vehículos en Alexandre Bóveda constituye, para la formación que lidera Suso López, «un perigo tanto para os clientes como para os traballadores ambulantes». López entiende que el equipo de Varela debe rectificar una decisión que incluso, asegura, resta plazas de aparcamiento. Tampoco tiene sentido, añade, «un carril bici no medio, que morre logo dese traxecto».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ravella defiende el nuevo mercadillo, pero se reunirá con los ambulantes