Aviso a hosteleros: tener un televisor en el local basta para que la SGAE reclame su tarifa

Con la crisis del covid encima, la sociedad de autores amenaza con el juzgado a un bar que pagó 900 euros hace cinco años


vilagarcía / la voz

Como el turrón en Navidad o las serpientes de verano, las controvertidas reclamaciones de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) regresan periódicamente a la hostelería. Fuentes de la entidad niegan que esta haya puesto en marcha campaña alguna en Galicia. Es más, aseguran que la sintonía general con el sector está más afinada que nunca y subrayan que bajo ningún concepto la entidad cobró su cuota mientras el estado de alarma mantuvo todo paralizado. Pero existe constancia de al menos dos locales que, en la comarca de O Salnés, han recibido en los últimos días la llamada de un agente de la SGAE. Y de las consultas relacionadas con este espinoso tema surge una advertencia que, como mínimo, llama a la reflexión: disponer en un local de un televisor o cualquier otro aparato difusor de material audiovisual faculta a la sociedad de autores para reclamar el pago de su tarifa, estén o no encendidos.

«Lo único que hace la SGAE es aplicar la ley, y la ley habla de soportes de comunicación pública. El mero hecho de tenerlos permite suponer que se utilizan y se exhiben. Pero, insisto, la SGAE no hace la ley, se limita a aplicarla para defender los derechos de nuestros 120.000 socios», indica un representante de la entidad que gestiona los derechos de autor. Por lo demás, el portavoz reitera que la sociedad mantiene una comunicación constante con las asociaciones estatales del ramo, «con una relación cordial, mejor que nunca».

Ese funcionamiento en términos amistosos no se da en las distancias cortas. No, al menos, en el caso de uno de los bares de Arousa con los que la SGAE acaba de ponerse en contacto. Se trata de un establecimiento que abre sus puertas en el centro de Vilagarcía y esta semana recibió la llamada telefónica de un agente. El mensaje era claro; la sociedad entiende que el funcionamiento del local está generando derechos a favor de sus representados y, ante esta situación, solo contempla dos opciones: o negociar un acuerdo o acabar en el juzgado con una reclamación encima.

Por la sintonía de una serie

El caso es que no es la primera vez que la responsable de esta cafetería se las ve con los derechos de autor. Hace cinco años, la hostelera vilagarciana desembolsó religiosamente novecientos euros por haber visto dos episodios de la serie norteamericana Castle en su local, donde también sonaba de vez en cuando el canal de Los 40 principales. Marián García, de A Perla, aprendió la lección: «Dende entón, aquí só se prende a televisión para ver as noticias ou, como moito, algún partido de fútbol se o solicitan os clientes». Un cartel, colocado bajo la pantalla y perfectamente visible, lo explica. Claro que, por lo que argumenta el portavoz de la SGAE, ni por esas. La simple presencia del aparato es una trampa económica. Cuando menos, le sirve a la entidad para reiniciar sus reclamaciones. Marián lo tiene claro: «Isto é unha inxustiza, e máis con todas as consecuencias da pandemia enriba».

Cuidado con los magacines

No fue A Perla el único establecimiento en el que la SGAE puso el foco en el 2015. 25 locales del norte de la provincia de Pontevedra fueron objeto de una campaña que dejó motivos sobrados para enarcar la ceja. Otra hostelera de Vilagarcía prefirió firmar con la sociedad de autores y evitar mayores problemas. Había sintonizado Corazón, corazón y el concurso Ahora Caigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Aviso a hosteleros: tener un televisor en el local basta para que la SGAE reclame su tarifa