Los vehículos convivirán con los puestos del mercado de Vilagarcía

La calle Alexandre Bóveda mantendrá el paso de coches los siete días de la semana


vilagarcía / la voz

Mañana se estrenará el nuevo diseño del mercadillo de Vilagarcía. Un nuevo diseño obligado por las obligaciones sanitarias del covid-19 y que supondrá una auténtica revolución en su distribución.

El cambio más significativo llegará en la rúa Alexandre Bóveda. La zona, que era la de principal actividad del mercadillo, tendrá a partir de mañana una sola línea de puestos, que se instalarán en la zona de aparcamiento de vehículos que está en paralelo a la plaza de la verdura. Los puestos mirarán hacia el edificio, donde las aceras ganarán amplitud para que los clientes tengan el suficiente espacio para evitar las tan temidas aglomeraciones.

Aceras más amplias

La eliminación de los estacionamientos que están en el otro lado de la calle traerá consigo dos circunstancias: por un lado, permitirá que las aceras sean más amplias; además, y esto probablemente sea lo más significativo, posibilitará que haya dos carriles para vehículos, por lo que la calle mantendrá de forma constante y permanente los dos sentidos de circulación, independientemente de que haya o no mercado. Los lugares que ocupan los ambulantes los martes y los sábados se convertirán en plazas de aparcamiento en batería invertida y de carga y descarga los demás días de la semana.

Los cambios arrancarán mañana, pero evidentemente, las nuevas aceras todavía no están construidas, por lo que su ensanche se señalizará con pintura mientras se completan los trámites para contratar la obra.

«Manter de forma permanente a circulación en Alexandre Bóveda e facelo en dobre sentido supón unha importante mellora respecto á situación actual, xa que non será preciso facer ningún tipo de cambio cando haxa mercado, como acontecía ata o de agora, que debido ao peche desta rúa para a celebración do mercadillo, había que cortar o carril de entrada de Alejandro Cerecedo. A partir do sábado, os vehículos poderán circular nos dous sentidos de forma permanente en ámbalas dúas calles», apuntan desde el gobierno local, que asegura que los cambios incrementarán tanto la comodidad como la seguridad de conductores y vehículos.

La alimentación se concentrará en la parte posterior de la plaza de la verdura

Los puestos que se eliminan con el nuevo diseño se reubicarán en los nuevos espacios que se ganarán en el tramo de la rúa Arcebispo Lago comprendido en el cruce con Alexandre Bóveda y Brandariz y el Vista Alegre hasta la entrada al pazo. El resto de las zonas en las que se desarrollaba hasta ahora el mercado (plaza Doutor Carús, avenida de A Mariña y García de Caamaño) se mantiene, con la única novedad de que se tratarán de agrupar los puestos por sectores. De tal forma que los de alimentación se concentrarán en el último tramo de García de Caamaño, es decir por la parte de atrás de la plaza de la verdura. A continuación, y tal y como sucedía hasta ahora, se ubicarán los de las plantas y las flores. El textil, el calzado y la bisutería se distribuirán por el resto de las calles, con la excepción del aparcamiento de la plaza de la verdura, que quedará reservado para los puestos de «otras mercancías», como menaje, libros y demás.

«Esta reordenación deseñouse baixo dous criterios: tratando de respectar ao máximo os desexos e preferencias dos buhoneiros, mantendo ligado esta actividade á Praza de Abastos e buscando a forma de aportar orde e de dinamizar o tradicional mercado dos martes e sábados», afirma el gobierno local.

Por último, otro de los cambios se producirá en Conde Vallellano, donde se variará el sentido, que pasará a ser de entrada desde la rotonda de O Cavadelo «para garantir o acceso de vehículos aos garaxes situados nas rúas da zona, as tarefas de carga e descarga de establecementos e mesmo para dar servizo ao hotel Castelao», explican fuentes municipales.

Los ambulantes salen de las plazas de O Castro y Arcebispo Lago

Alexandre Bóveda es uno de los escenarios que presentarán cambios significativos en el rediseño del mercado. Unos cambios que, por cierto, incluyen también la puesta en marcha del sistema de carriles bici que operarán tanto allí como en las calles Alexandre Cerecedo y Doutor Tourón. No será Alexandre Bóveda el único lugar, porque también se notarán las variaciones en la zona antigua de Vilagarcía.

La plaza de O Castro quedará liberada de puestos para intentar proteger un espacio que estaba sufriendo un grave deterioro por el continuo paso de furgonetas. Un deterioro que llegó también a dañar el empedrado de la fuente. La zona liberada permitirá también una mayor dinamización de los locales de hostelería, que estaban constreñidos dos días de cada semana.

También se eliminarán los puestos ambulantes del mercadillo en la plaza de Arcebispo Lago y en las calles de los alrededores. Es decir, Castro, Vergara, Rúa do Cristo y Xeneral Pardiñas. Unas calles que por su estrechez, que ya provocaba atascos de personas en condiciones normales, se convierten ahora en inútiles para albergar puestos con las condiciones de separación que se deben guardar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los vehículos convivirán con los puestos del mercado de Vilagarcía