Caballero anuncia la creación de cinco mil plazas estables de sanitarios frente al «cheque mezquino» de Feijoo

La ministra María Jesús Montero arropó al candidato socialista en Vilagarcía y opuso la labor del Gobierno al «patriotismo de hojalata» del PP y la ultraderecha


Vilagarcía / La Voz

El primer acto relevante de la carrera de Gonzalo Caballero hacia la presidencia de la Xunta tuvo lugar este mediodía en Vilagarcía. Los socialistas gallegos eligieron una de sus plazas fuertes dentro de un territorio, el de Arousa, en el que desempeñan sus principales alcaldías, a la hora de arropar a su candidato con la presencia de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, y del regidor de la ciudad, Alberto Varela.

El encuentro, al que los oradores, conscientes de que necesitan una importante movilización, imprimieron un tono elevado, dejó varios mensajes. La necesidad de un cambio y de un proyecto en clave de país en lugar de la «propaganda e nada máis que propaganda» que el PSdeG atribuye a Alberto Núñez Feijoo. La idea de que el Gobierno del Estado también se defiende del asedio «da dereita e da ultradereita» privando al Partido Popular del mando en la Xunta el 12 de julio. La identificación entre el PP de Casado, Ayuso y Álvarez de Toledo y las políticas que se realizan desde Galicia, incluyendo la muleta que representan Vox y Santiago Abascal. Y, sobre todo, la defensa a ultranza de los servicios públicos, con la sanidad a la cabeza.

Aprovechando el bono hotel de 250 euros que Feijoo anunció para veinte mil sanitarios gallegos y suscita ya el rechazo de sindicatos y colegios médicos, Caballero se comprometió a crear cinco mil plazas de trabajo estables en este ámbito. «O que os médicos queren son contratos estables, investimentos e a defensa do sistema público, non que tenten mercar os seus votos cunha medida indigna e mezquina», proclamó el aspirante socialista, arrancando los aplausos de las trescientas personas que se daban cita en los jardines de Ravella.

Su segunda baza apuntó a otro pilar: «Un ordenador e datos para todos os nenos dos colexios galegos» gracias, entre otros fondos, a los dos mil millones de euros que el Estado aportará al ámbito educativo, explicó Caballero, antes de pedir a su gente tres semanas de esfuerzo con las que llegar a las urnas «como motos».

Allí estaba María Jesús Montero para asentir a las palabras del candidato a la presidencia de la Xunta. «Es el primer día en que salimos del estado de alarma y me he venido aquí sin haber visto a mis hijas para darle las gracias a Galicia y a España por tres meses de respeto del confinamiento que han salvado cuatrocientas mil vidas».

La titular de Hacienda, médica de profesión, insto a los gallegos a que «no se dejen engañar; esto no ha sido fruto de la anticipación de nadie y no vale ponerse medallas que no corresponden ni utilizar una tragedia como esta para sacar tajada política, porque tenían sus competencias intactas».

Al igual que hicieron el alcalde Varela, el portavoz de Sanidade del PSdeG, Xulio Torrado, quien recordó la figura del legendario torero arousano Pepeíllo de Barrantes para oponerla a Abascal, y Carmela Silva, también Montero igualó a Feijoo con «la derecha y la ultraderecha que no aceptan que este es un gobierno legítimo, salido de las urnas». El suyo, dijo, «es un patriotismo de hojalata, el de a ver quién dice la barbaridad más grande, el que habla mal de España en países vecinos».

Frente a él, subrayó las medidas adoptadas por el equipo de Pedro Sánchez. Desde la actualización de las pensiones con el IPC de principios de año a los ERTE, las prestaciones para los autónomos o el ingreso mínimo vital, activados para hacer frente a las duras consecuencias de la pandemia: «Este Gobierno mira a la gente, no al color político, y para Galicia ha habido más de 1.200 millones de euros». Por todo ello, concluyó la ministra, «el cambio ha llegado, para que Galicia esté a la vanguardia con Gonzalo Caballero como su próximo presidente».

Empate técnico entre Caballero y Pontón para liderar un cambio en la Xunta

Domingos Sampedro
Ana Pontón y Gonzalo Caballero, candidatos por el BNG y el PSdeG respectivamente
Ana Pontón y Gonzalo Caballero, candidatos por el BNG y el PSdeG respectivamente

La mayoría de los cabezas de lista son perfectos desconocidos para los votantes frente al hiperliderazgo de los candidatos

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, es el líder político más conocido y mejor valorado de Galicia. El 98,5 % de los gallegos lo reconocen, y lo valoran con un bien alto, una puntuación de 6,45 sobre 10, que llega al 8,4 entre quienes se declaran votantes del PP, pero que incluso es positiva entre quienes declaran votar al PSOE, pues le conceden una nota de 5,2, según el tracking de Sondaxe.

Más allá del jefe de filas del PPdeG, los ciudadanos no tienen tan claro quién debería de asumir el mando en el caso de que Feijoo fuera desbancado de la Presidencia de la Xunta. La encuesta muestra prácticamente un empate técnico entre los que preferirían que al frente de un gobierno de izquierdas estuviera el socialista Gonzalo Caballero y los que se inclinan por la nacionalista Ana Pontón.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Caballero anuncia la creación de cinco mil plazas estables de sanitarios frente al «cheque mezquino» de Feijoo