La mayoría de la lista del PSOE apostaba por un relevo en la alcaldía de Catoira

Diez de sus miembros comunicaron por escrito a la dirección provincial del PSdeG que han perdido la confianza en García


catoira / la voz

El martes, Alberto García, el hombre que encarnó el gobierno del Concello de Catoira durante treinta años, recuperará legítimamente la alcaldía del pequeño municipio arousano. Tras el anuncio del Partido Popular de que, en esta ocasión, votará a su propio candidato, no existe margen para sorpresas como la que los de Iván Caamaño propiciaron doce meses atrás. La única alternativa pasaría por que los concejales socialistas descontentos con su jefe de filas, los mismos que hicieron fracasar la moción de censura que impulsó con el PP, votasen por el aspirante que defienda el BNG tras la dimisión de Xoán Castaño. La ley establece que solo el cabeza de lista de cada partido puede aspirar al bastón de mando en una sesión de investidura, y García sigue siendo el número uno del PSOE. Pero hacer eso -al menos tres ediles del PSdeG apostaban por formar un gobierno estable con el Bloque- convertiría a sus protagonistas en tránsfugas. No parece que vaya a suceder. Sin embargo, que el veterano político catoirense acaricie de nuevo el poder está lejos de significar que la gobernabilidad esté garantizada o que vaya a ser tranquila. De hecho, no solo la mayoría de quienes forman su grupo municipal, sino también la de quienes lo acompañaron en las últimas elecciones pidieron su relevo.

Esto es, al menos, lo que figura en un escrito que sus firmantes presentaron a la dirección provincial del puño y la rosa antes de la reunión de la semana pasada, en la que quedó claro que la cúpula de Pontevedra se inclinaba por la permanencia de Alberto García al frente del Concello, al menos hasta que el final de este convulso mandato esté próximo.

El contenido del comunicado es inequívoco. «Asinamos este documento mostrando a nosa perda de confianza para co noso cabeza de lista, derivada da súa xestión á fronte do grupo municipal socialista, das decisións tomadas e das formas coas que se pretende traballar». Lo suscriben los números 2, 3, 5, 6, 7, 8, 9 y 11 de una candidatura compuesta por once miembros, además de hacerlo también dos de sus suplentes. En otras palabras, en el equipo de cinco personas que debería conformar el grupo de gobierno, solo una, además del propio García, parece conforme con la solución hacia la que se encamina este conflicto.

Nada de ello importa a efectos de la investidura, pues el aspirante de la candidatura más votada se convierte automáticamente en alcalde a falta de mayoría absoluta, y esa persona es Alberto García. Otra cosa es lo que suceda a partir de ese momento. Porque el comunicado prosigue: «A situación dificultará a súa investidura como alcalde co noso apoio, e enormemente calquera traballo posterior no grupo de goberno». Y su final es revelador: «Sendo conscientes da imaxe de división, que tentaremos reconducir co noso traballo, vemos que a única saída posible sería o seu relevo como candidato na próxima elección de alcalde no noso municipio». Por supuesto, todo es susceptible de cambiar, pero este es el punto de partida con el que tanto el grupo municipal como la dirección provincial de su partido, a la que este escrito interpelaba, tendrán que lidiar.

Alberto García será alcalde de forma automática si no hay mayoría absoluta

A lo largo de la última semana se le han dado muchas vueltas a lo que puede suceder en la sesión de investidura del martes. En realidad, la ley es clara al respecto. Primero, solo pueden aspirar a la alcaldía quienes han encabezado sus respectivas listas. Ni Alberto García se ha apartado ni la dirección de su partido le ha pedido que lo haga ni ha tomado la decisión de expulsarlo, que por otra parte requeriría un largo proceso para convertirse en definitiva. El PSOE solo puede proponer un candidato, y ese candidato es García. Dado que el PP se votará a sí mismo, la alternativa sería que los tres ediles socialistas descontentos apoyasen al candidato del BNG, alcanzando la mayoría absoluta. Si no es así, García será investido automáticamente sin necesidad de nueva votación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La mayoría de la lista del PSOE apostaba por un relevo en la alcaldía de Catoira