La dirección provincial del PSOE sopesa dejar que Alberto García sea alcalde unos meses

La idea es echar tierra sobre la moción con el PP y que tome posesión ahora para dar paso a un relevo antes de que concluya el mandato


vilagarcía / la voz

Si todo acaba como parece que va a acabar, este mandato en Catoira merecerá ser objeto de alguna tesis doctoral. Esta mañana se celebraba una reunión crucial para definir la gobernabilidad del pequeño municipio arousano, en el que, tomen nota para no perderse, acaba de suceder lo siguiente: un alcalde del BNG que había alcanzado el bastón de mando gracias a los votos del Partido Popular dimite para facilitar un gobierno conjunto con los tres concejales socialistas que acabaron rechazando la moción de censura que su jefe de filas, regidor durante treinta años, firmó con el mismo PP que hace doce meses daba el gobierno al Bloque.

En esa reunión, el grupo socialista al completo, cinco concejales con el veterano Alberto García a la cabeza, se encontró con la dirección provincial del PSdeG. Minutos después del naufragio de la moción de censura -un movimiento que, por cierto, no generó ningún tipo de medida disciplinaria- los tres ediles que precipitaron su fracaso apostaban por una alianza estable con el BNG. Ahora, la idea que se abre paso en la cúpula del puño y la rosa en Pontevedra es facilitar que García se presente a la sesión de investidura que está por venir, que, a falta de un acuerdo, porque los nacionalistas jamás lo apoyarán y si el PP lo hiciese rozaría la cuadratura del círculo, se convierta en regidor como número uno de la lista más votada para que gobernar en minoría al menos unos meses. Transcurrido ese período indeterminado, pero en cualquier caso antes de que concluyese el mandato, el propio García se haría a un lado para dar paso al relevo.

Esta solución evita las trabas legales a la posibilidad de que otro aspirante socialista presente sus credenciales y evita al PSOE expulsar a García o convencerlo de que se vaya. Pero frustra cualquier acercamiento con el Bloque de Xoán Castaño y condena al hartazgo a la mayoría del grupo municipal, que no salió precisamente satisfecha de la reunión, además de dejar abierta la herida. No en vano, García tendrá que apoyarse en los conservadores. Y con respecto a la moción de censura PSOE-PP, pelillos a la mar, que en julio hay elecciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La dirección provincial del PSOE sopesa dejar que Alberto García sea alcalde unos meses