El Puerto registra durante el estado de alerta una «razonable actividad»

Puertos del Estado da por hecho que habrá un descenso de los tráficos marítimos como consecuencia de la pandemia y destaca el papel esencial de las radas


Pontevedra / La voz

Los puertos son esenciales para la buena marcha del abastecimiento a la población y a las fábricas vitales durante el estado de alarma causado por la pandemia. El ente público Puertos del Estado hizo este miércoles su primer balance desde que el Gobierno endureció el confinamiento, decretando el cierre de toda la industria no esencial para el país. La situación, según el ente público, es que puertos como los tres estatales de la provincia -Marín, Vilagarcía y Vigo- funcionan con un nivel de «razonable actividad». Eso sí, desde la Administración central dan por hecho que el descenso en los movimientos en los muelles, que ya se percibió en febrero cuando China estaba cerrada, se notará todavía más cuando se haga el balance de marzo. «El impacto de la crisis del coronavirus sobre los tráficos portuarios se dejará notar en las estadísticas de marzo y siguientes», recalca el Ejecutivo central. La evaluación de estos datos de marzo se harán públicos dentro de un mes, como era habitual incluso antes de la declaración de pandemia.

Lo que sí está claro es el frenazo al movimiento marítimo en España, que refleja una situación mundial, en febrero, mes al que hace referencia la estadística publicada esta semana. La media de caída entre las 46 autoridades portuarias es de un 1,46 % comparado con el mismo período del año anterior. En la provincia de Pontevedra, Marín retrocedió algo más de doce puntos con respecto al acumulado de febrero del 2019; mientras que en Vilagarcía la caída es de más de 15 puntos. Vigo, sin embargo, registró un valor positivo, de un 7,62 % frente al año pasado.

Desde que se declaró el estado de alarma en España, en Marín cerraron sus puertas varias industrias, entre las que destaca sobre todo Gonvarri, ligada a la fabricación de piezas auxiliares al sector del automóvil. El lunes, con la clausura de toda la actividad no esencial, también se puso fin a la construcción naval en Nodosa, donde estaban en distintas fases de ejecución varios barcos. La patronal de los astilleros gallegos entiende que solo estará permitida la reparación en ciertas condiciones en el litoral gallego.

Continúa el movimiento de graneles de la terminal de Nogar. Estos cereales de importación son fundamentales para la fabricación de los piensos que abastecen a las granjas de toda Galicia. Es llamativo que Marín revierte la tendencia estatal, al crecer un leve 0,70 % en este tráfico en un escenario español de caída de casi un -21 %.

En la misma línea de servicio esencial, la terminal cubierta mantiene su carga de pasta de papel de celulosa, procedente de Ence, y que atiende la elevada demanda de las fábricas para la elaboración de productos sanitarios como el papel higiénico. También Termarín, de Pérez Torres Marítima sigue funcionando.

En Vilagarcía, se mantiene el servicio que abastece de agua y leche a Canarias, aunque el tren semanal que opera desde Madrid a la terminal arousana de Boluda para llevar productos de primera necesidad a las islas está suspendido esta semana. Por otra parte, siguen operativas las lonjas de Marín y Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Puerto registra durante el estado de alerta una «razonable actividad»