El Arousa consulta con su asesoría la opción de recurrir a un ERTE

Pablo Penedo Vázquez
pablo penedo VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

MONICA IRAGO

La directiva quiere conocer los márgenes de un expediente de regulación temporal a todos o alguno de sus cinco empleados ante la posibilidad de que la Liga se vaya a julio

19 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

En el Arousa, como en la práctica totalidad de la sociedad española, la gran preocupación en estos días es la situación de alarma sanitaria que atenaza a la ciudadanía a raíz de la pandemia del COVID-19. Colaborar responsablemente desde la parte que le toca al club en minimizar la propagación del coronavirus, que a día de ayer superaba los 13.000 contagiados conocidos y los 600 muertos en el conjunto del Estado, es en estos momentos su prioridad. Pero, en línea también con los mensajes de aliento enviados desde las administraciones públicas, en general, y la Presidencia del Gobierno de España, en particular, la directiva del Arousa no deja de trabajar en la medida de sus posibilidades y limitaciones con la mente puesta en que el confinamiento al que está sometida buena parte de la población, y la congelación de la que había venido siendo la vida real hasta el pasado fin de semana, tendrán más pronto que tarde su feliz aunque ya siempre amargo punto final.

En este escenario, los responsables de la gestión del club vilagarciano siguen muy atentos a todos los anuncios de medidas con las que el Gobierno del Estado respaldará su promesa de no dejar a ningún damnificado atrás, más allá de las fatales derivadas médicas con las que se concluya la actual crisis. Y entre dichas medidas, hay una que ha despertado la atención del equipo que preside Manolo Abalo. La opción de tirar de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, popularmente conocido como ERTE. Un instrumento que permite a una empresa mandar al paro a parte o la totalidad de su plantilla a fin de afrontar con garantías una situación problemática para la supervivencia de la firma, asegurando sus puestos a los asalariados al término de la misma, y su cobertura económica en el ínterin mediante el cobro de la correspondiente prestación por desempleo de la Seguridad Social.

«Si, estamos barallando o ERTE», declara Manolo Abalo al ser preguntado por ello tras abrir la puerta el Estado, y ser muchos ya los clubes gallegos, tanto profesionales como semiprofesionales, que reconocen estar estudiando también la opción. Y es que si bien el Arousa no es una sociedad anónima deportiva, sino un club sin ánimo de lucro, la regulación española le obliga a contar con su correspondiente Código de Identificación Fiscal (CIF) para justificar legalmente su contabilidad, y a asegurar a aquellas personas que mantengan una estrecha relación de trabajo con la entidad.