Una boda vestida de hombre, una persecución y la huida a Argentina


Su vida es de película y, de hecho, hace unos meses que Isabel Coixet la ha dirigido. Elisa y Marcela, maestras ambas, ocultaron su amor en unos tiempos en los que no tenían más remedio que hacerlo, y para ello hasta se inventaron a una tercera persona, imprescindible para poder llevar a cabo sus planes.

Se casaron en A Coruña, pero con Elisa transformada en Mario Sánchez. Lo hicieron por la iglesia, después de que Elisa, ya Mario, fuera bautizada y recibiera la primera comunión. Fue el primer matrimonio homosexual en España del que ha quedado constancia, aunque más tarde la Iglesia lo anularía. Consiguieron engañar durante un tiempo a todo el mundo, pero la tregua no les duró mucho. Pronto saltaron a los medios, fueron descubiertas y tuvieron que escapar a toda prisa a Portugal. Allí, Elisa se rebautizó como José, pero tampoco duró mucho la tranquilidad. A petición de España fueron detenidas. Pasaron en prisión trece días, según cuenta el libro Elisa e Marcela - Alén dos homes, que narra también su huida a Argentina una vez fueron liberadas por la presión social y un nuevo cambio de identidad. En este caso, de ambas. Elisa pasó a llamarse María Sánchez Loriga y Marcela, Carmen. Elisa se casó con un danés 24 años mayor que ella, que intentó anular su matrimonio al descubrir todo la historia. No lo logró, y a partir de ahí poco más se supo ya de ambas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una boda vestida de hombre, una persecución y la huida a Argentina